10 marzo 2008

La debilidad de la democracia

No hace mucho que el pseudointelectual Sánchez Dragó dijo que él no es demócrata, sino aristócrata, porque cree que el sufragio no debe ser universal. Es una interesante propuesta, habida cuenta del desconcertante resultado electoral de ayer.

ZP ganó las elecciones generales y mejoró sus números con respecto al 2004, de eso no cabe duda. Pero si en 2004 dijo "no os fallaré", en 2008 ha soltado un más vago "no olvidaré que me habéis pedido que no os falle". Es la maldición de la política: los gobernantes que llevan mucho tiempo en el cargo se olvidan de las promesas que hicieron a quienes les eligen. Por eso los electores tienen la obligación de vigilar y controlar a sus elegidos, para después pedirles cuentas de lo que han hecho o dejado de hacer.

Izquierda Unida, por su parte, ha emprendido el camino de la extinción. Bien es verdad que el sistema electoral español, con su base en la circunscripción provincial, perjudica seriamente a esta coalición y hace que el reparto de escaños refleje mucho peor la realidad política del conjunto del país. Pero esta no es la única causa. En el artículo anterior ya comenté el profundo desagrado que me producía la falta de claridad de ideas de IU. Tampoco ayuda la connivencia de Ezker Batua (marca electoral de IU en Euskadi) con el Plan Ibarretxe, o sus gobiernos de coalición con ANV, brazo político de ETA, en muchos ayuntamientos vascos. Javier Madrazo, el dirigente de Ezker Batua, ha sido una constante rémora para el resto de Izquierda Unida. Pero no se le pueden pedir peras al olmo: Javier Madrazo proviene de movimientos cristianos "de base", y, como cristiano, lleva en sí mismo el dogmatismo y la inmoralidad propia de tan aberrante superstición.

Izquierda Unida debe encontrar ahora la forma de renovarse, de salir de su discurso aguado y facilón de rebelde sin causa, y empezar a centrarse en las necesidades económicas y sociales de los ciudadanos (y nótese que digo "ciudadanos") más desfavorecidos. De nada sirven las divagaciones sobre la república y el federalismo si no se abordan las cuestiones que realmente interesan a la clase trabajadora: las jornadas laborales interminables, los salarios que suben por debajo del IPC, los abusos de las empresas que encadenan contratos temporales uno tras otro, la vivienda a precios inalcanzables, la educación perdiendo nivel y medios, la sanidad pública amenazada por la privatización de los servicios, el transporte público masificado, la delincuencia... De todo ello podía IU haber hecho bandera, ¿y qué parte de su mensaje ha llegado realmente al elector? "Supergaspi" haciendo el ganso en Second Life.

Pero lo peor no ha sido el descalabro de IU, en gran parte merecido, sino que el Partido Pedorrero consiguiera 10.169.973 votos, el 40,11% de los electores ¿De verdad hay tantos indeseables en España? ¿Tanta gente sin criterio capaz de creerse el discurso que mañana, tarde y noche, un día tras otro, han repetido periódicos, radios y televisiones adictos a la causa criminal-católica?

Al haber aumentado en número de votos y de escaños, el PP no abandonará su actual estrategia basada en la agresividad sin límites y la mentira a toda costa. La crispación no les ha ido del todo mal; al menos, no se les ha castigado electoralmente por ella. Esto significa que Mierderico Jiménez Losasnos, Cretina López Chichi y Cerda Vidal seguirán a sueldo de los obisperros; que Pedrojeta seguirá inventándose conspiraciones y vendiendo muchos periódicos; que las televisiones autonómicas del PP seguirán siendo máquinas de propaganda populista; que la AVT y las asociaciones cristiano-fascistas "HazteOír", "E-cristians", "profesionales por la ética" (nunca el nombre de una asociación fue más contrario a su naturaleza), "foro de la familia", y otras tantas, seguirán montando bronca los domingos por la tarde; que, en definitiva, los jerarcas de la secta criminal-católica, con el filopederasta Rouco Varela al frente, continuarán con su acoso y derribo contra las instituciones democráticas.

Quizá el voto de tanta gente engañada o manipulada no debiera contar. Es posible que Sánchez Dragó tenga razón, al fin de cuentas: seguro que así no ganaría nunca el PP. Aunque yo confieso que siento una mayor predilección por otro sistema político, el despotismo ilustrado: un gobierno firme, ajeno a los vaivenes electorales, que haga una política de progreso y justicia para sus administrados. ¿No sería preferible esto a la "aristocracia" propugnada por el pseudointelectual a sueldo de Espe-rancia Aguirre? El problema, claro está, consiste en determinar qué políticas serían deseables e "ilustradas". Me temo que un lector habitual del Liberticida Digital y otro de Público tienen ideas distintas acerca de lo que es justo y conveniente para este país.

Así que, por ahora, nos tendremos que conformar con la democracia, sistema débil e imperfecto que permite que un partido de chorizos y fanáticos religiosos obtenga el 40% de los sufragios. Y que el mamarracho de Sánchez Dragó diga libremente las bobadas que quiera.

08 marzo 2008

Jornada de reflexión

Mañana es un día importante para España y no quisiera dejar de hacer algunas reflexiones en letra impresa, para quien quiera tomarse la molestia de leerlas.

Ante todo, mi repulsa al asesinato de Isaías Carrasco, ex-concejal de Mondragón por el PSE-EE, cometido por los eusko-nazis de ETA. Ninguna muerte es justificable, pero esta ha sido especialmente odiosa. Han matado a un trabajador, a un hombre honrado que se ganaba la vida como cobrador de peajes en una autopista. Alguien que no se aprovechó de su paso por la política para hacer negocios, como acostumbran en otros lares. Lo han matado porque renunció a tener escolta: era un objetivo fácil. Tres tiros en la nuca, delante de su hija pequeña...

Es un buen momento para recordar los orígenes de ETA. Para decir en voz alta que el nacionalismo político y el dogmatismo religioso tienen demasiados puntos en común: si se combate éste, hay que sospechar de aquél. También es un buen momento para combrobar cómo han sido las reacciones a este asesinato: el peluquero majadero Francisco José Alcaraz, todavía presidente de la AVT, acusando al PSOE de ser "victimista"; esta sabandija cristiana se comporta de manera despreciable hasta el final. Por su parte, otra rata cristiana, el orejudo opusdeísta Ignacio Astarloa del PP, haciendo campaña con el tema de la negociación del Gobierno de Zapatero con la banda terrorista y poniento "peros" al comunicado conjunto de condena del atentado por parte de todas las formaciones democráticas.

¿Qué hacer, pues, en las elecciones generales de mañana?

En primer lugar, no votar al PP. Eso es algo que todo ateo debería tener meridianamente claro. Y no porque no sea posible el ateísmo de derechas, sino porque la derecha española es obsesivamente clerical. No es verdad, como dicen con ligereza muchos periodistas "progresistas", que los jerarcas de la secta criminal-católica se hayan alineado con las tesis del PP. Ocurre justamente al revés: es el PP el que se ha doblegado a los intereses bastardos de esa agrupación de mafiosos mitrados. Hay demasiados legionarios/pederastas de cristo como Acebes, Botella o Michavila, opusdeístas como Mayor Oreja, Astarloa o Pizarro, kikos (neocatecumenales), focolares, cielinos (miembros de "comunión y liberación"), etc., que copan las listas electorales del Partido Pútrido. Ser ateo y votar al PP es, en definitiva, ser un ateo rematadamente tonto.

¿Y qué hay del PSOE? Pese a su inspiración laicista, pese al avance en determinadas cuestiones sociales, ZP ha sido conciliador hasta el servilismo con la secta criminal-católica. En vez de retirarle la asignación económica injusta y antisocial que recibe de los presupuestos generales del Estado, se la aumenta; en vez de mostrarse firme en la implantación de la Ley Orgánica de Educación, permite que los centros religiosos "adapten" (es decir, mutilen a su antojo) el temario de la asignatura de Educación para la Ciudadanía. ¿Y qué hay de los católicos comulgantes como José Bono, Francisco Vázquez o el baboso Emiliano García-Page, el alcalde-cacique toledano que vetó el I Concilio Ateo? Me temo que el PSOE no es de fiar.

Más claras parecen tener las cosas en Izquierda Unida: no a la financiación de las religiones con dinero público, sustitución del modelo de educación basada en conciertos con centros privados (el 95% religiosos) por otro basado en el aumento de los centros públicos, aconfesionalidad estricta del Estado y ausencia de ceremonias y símbolos religiosos en los actos oficiales...

En principio parece que todo está muy bien, pero luego empiezan a hablar de la "multiculturalidad", del respeto a las creencias y costumbres de los inmigrantes, de las puertas abiertas, derecho de voto y papeles para todos. ¿Es que a estos ingenuos les gustaría que se creara una sección española de Hamás o de Hizbulá? ¿Es que tenemos que poner nuestros valores laicistas nacidos de la Ilustración al mismo nivel que la barbarie musulmana? ¿Es que no se dan cuenta de que los inmigrantes venidos a Occidente no sólo traen esperanzas de una vida mejor, sino que muchas veces están cargados de prejuicios, intolerancia, superstición e ignorancia, y son caldo de cultivo para el crecimiento de mezquitas e iglesias bobangélicas? No todas las culturas ni todas las creencias son igualmente respetables, y mientras en IU no se den cuenta de este hecho básico, considero muy difícil darles el voto.

¿Qué hacer, entonces, mañana? Que el lector decida su postura y vote en consecuencia. Yo, por último, le voy a recomendar la lectura de una declaración que, aunque no la suscribo en todos sus términos, creo importante: "Para que el cambio avance".


06 marzo 2008

¿Se retira la sanguijuela de la AVT?


Lo dudo. El peluquero majadero Francisco José Alcaraz ha sido quien ha dirigido la transición de la AVT hacia la extrema derecha; el verdadero y único traidor a las víctimas del terrorismo etarra, sin serlo él, al utilizarlas para sus ambiciones políticas y separarlas del afecto de la gran mayoría de la sociedad. Con tan brillante currículo, y después de hacerse adicto a los focos mediáticos, está preparado para asumir más altas tareas. Ha sido un perro fiel y sus amos sabrán recompensarle como se merece. Su retirada, por tanto, es más que dudosa.

Pero los amos de Alcaraz tienen también un serio problema con él: es profundamente estúpido. Y, además, un estúpido sin convicción moral alguna. Entre sus últimas ocurrencias está decir que él ocupa el puesto de presidente de la AVT "de forma altruista". Claro, Paquito Pepe, los 6.000 euros mensuales en dietas son calderilla comparado con el dinero que ganabas recortando patillas y bigotes. Es la consecuencia de haber seguido con tanto ahínco los rebuznos del asno galileo: nadie puede admirar a un puerco sin terminar pareciéndose a él. Esto es lo que le ha ocurrido al peluquero-sabandija. Y dice muy poco, por cierto, de la inteligencia de los socios de la AVT. Porque también a ellos les llegará la hora de rendir cuentas de los desmanes de quien ha sido su más rutilante y vocinglero presidente.

Otra cosa más. Ayer trascendió a la prensa que el magistrado ponente de la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía que da carta de validez a la "objeción de conciencia" (es un decir, porque estos presuntos "objetores" carecen de toda conciencia) contra la asignatura de Educación para la Ciudadanía, es el hijo del presidente de honor del autodenominado "foro de la familia", José Gabaldón, quien a su vez fuera vicepresidente del Tribunal Supremo. Otra vez los tentáculos de la secta criminal-católica manejando los hilos de la Justicia, favorecida por la finisecular lacra de la endogamia judicial. ¿O alguien cree de verdad que un cretino redomado como Enrique Gabaldón, hijo del anterior, pueda aprobar las oposiciones a la judicatura sin que en ello hubiera metido mano su padre?

La indignidad de estos tipejos opusdeístas es ilimitada, casi tanto como su proclividad a la prevaricación. En otro artículo, hace ya tiempo (porque llevo mucho escribiendo, aunque el blog haya sufrido un parón de casi un año), argumenté que si los miembros de la carrera judicial, por mor de su independencia, tienen vetada la militancia en partidos políticos (aunque algunos se salten esta prohibición con descaro, como Enrique López o José Luis Requero, portavoz y vocal, respectivamente, del Consejo General del Poder Judicial), con mucha más razón deberían tener prohibida la pertenencia a sectas religiosas. Pero eso, en este país dominado por la mafia católica, es mucho pedir.

¡Por cierto! Casi olvidaba añadir al artículo anterior, sobre la coronación del filopederasta Rouco Varela como gran picatoste de la conferencia putiscopal española, que la diferencia de votos que tuvo con Blázquez se reducía a dos. ¿Adivinan cuáles han sido los dos votos que inclinaron la balanza en su favor? Pues piensen en dos recientes promociones episcopales en las que ha intervenido la larga mano del cardenalísimo: su compañero de alcoba Martínez Camino y su sobrino predilecto Alfonso Carrasco Rouco. El primero hizo carrera como correveidile de Rouco al frente de la portavocía de la conferencia, y el segundo ocupando una "cátedra" en la "facultad" (es un decir) de teología san Dámaso, creada por el propio Rouco. Como los Borgia, pero en versión cutre, gallega y... sadomasoquista.

04 marzo 2008

Tenemos Rouco Varela para rato

El cardenalísimo Rouco Varela ha ganado las elecciones en la conferencia putiscopal española y se ha convertido en el presidente de esa mafia mitrada. No es de extrañar, lleva años siendo el amo y señor de la secta criminal-católica en España. Hasta ha colocado a su "amiguito" Martínez Camino y a su sobrino Alfonso Carrasco Rouco entre el grupo de los selectos clericuervos que se dicen sucesores de la chusma alcoholizada que eligiera el vil Yeshu ben Pantera por compañeros de pocilga. Pues están a la altura, desde luego, de tan importante misión. No se sabe quién de los obisperros españoles es más repugnante: si el enano Cañizares, el falangista García-Gasco, el idiota Sanz Montes, el reprimido Munilla, el avariento Reig Plá... Todos apestan a podredumbre cristiana, a desvarío jesusero, a chaladura galilea.

Pues yo me alegro de que gane el torticero Rouco Varela. Ya estaba bien de escuchar la melíflua voz de Blázquez haciendo el papel de "conciliador" mientras Rouco y el minicardenal Cañizares soltaban soflamas tras las sotanas. Así ya no hay ninguna excusa para no ver por dónde se mueve la secta. No es verdad que haya un sector moderado entre la jerarquía eclesiástica: la misma naturaleza del cretinismo/cristianismo impide la moderación. Es una superstición demasiado deshumanizante, un disparate sólo apto para las bestias más primitivas. Y con un ejército de descerebrados a su disposición, sus hipnotizados fieles, los jerarcas de la secta criminal-católica se creen que podrán someternos a todos. Creen que conseguirán que pensantes y no pensantes terminen llenando sus hediondas iglesias y adorando a su patético pseudo-salvador. Están envalentonados.

Bien es cierto que la sociedad civil está en gran parte indefensa ante esta ofensiva clerical. Y la parte más indefensa son los niños que reciben adoctrinamiento en las escuelas religiosas. Semejante aberración sigue siendo consentida y encuentra su anclaje legal en una Constitución demasiado transigente con la estulticia y en unos acuerdos con la secta pactados por representantes del Estado que eran lacayos de esa misma secta.

Así que congratulémonos de que por fin se le vean las orejas al lobo. Que el filopederasta Rouco Varela lleve la batuta de la conferencia putiscopal abiertamente, sin Blázquez interpuesto. Nos vamos a divertir en esta próxima legislatura.