20 mayo 2012

Noblesse oblige


Saluete omnes!

Sí, queridos lectores, me veo obligado a regresar. El patio anda revuelto y siempre serán pocas las voces que se levanten contra el oprobio que estamos viviendo. Los jerarcas de la secta criminal-católica pierden el miedo (vergüenza nunca tuvieron) y se sienten amparados por el desgobierno pepesuno; los culpables de la primera estafa inmobiliaria (la de hipotecar de por vida a media España) consiguen que los políticos "libegales" se pongan a su servicio para llevar a cabo una segunda estafa (el recorte y/o eliminación y/o privatización de servicios públicos para "rescatar" a la banca) ; las libertades cívicas (reunión, manifestación, expresión...) empiezan a retroceder con reformas penales desproporcionadas y hechas a medida de unos poderes económicos que no quieren que la población defienda lo que es suyo; los medios de comunicación comienzan a concentrarse a la derecha y más allá...

¿Cómo no volver para denunciar todo esto?


23 febrero 2010

Esta idea ya no es divertida


Sí, señores, mantener este blog ya no me resulta placentero. Y no debo culpar a nadie sino a mí mismo, por dejarme llevar por uno de los más detestables vicios humanos: la vanidad.

Permitan que me explique.

Cuando lo inicié, tenía claro que debía poder expresarme con total libertad, y que para ello era requisito imprescindible el anonimato. Sólo sin condicionantes de ningún tipo (como, por ejemplo, que te lea un conocido) podría sacar lo mejor o lo peor de mí mismo, generalmente esto último. Pero cometí el error de dar a conocer la existencia de este blog a algunos amigos... y ya no es lo mismo. Cuando supe quiénes me leen, y cuando algunos de los lectores supieron quién es el que escribe, se rompió el encanto: dudé si escribir esto o aquello (luego me lo reprocharían en persona), sentí que debía ser más cuidadoso con el estilo (como si me fueran a evaluar) y empecé a poner escusas para no actualizar. Y así hemos llegado al lamentable estado en que está hoy esta Caverna Nacional-Católica.

Así que clausuro oficialmente este blog. Y puede que abra otro (o puede que no), pero eso no lo sabrá nadie, porque "Cavernarius" se queda aquí.

Por cierto, vuelvo a dejar en moderación los comentarios, que ya estoy harto de las deposiciones de creyentes, deístas, panteístas y adláteres, así como de "ateos blanditos", agnósticos tolerantes y demás nihilistas con aires de superioridad que se creen que están de vuelta de todo pero que no ven más allá de sus ombligos.

Gracias por su paciencia y a más ver... aunque, bien pensado, mejor que no.


Curate ut ualeatis omnes!


12 mayo 2009

Lógica "liberal" para teorías delirantes


En otra ocasión ya mencioné el empeño que tiene la derecha en pervertir el adjetivo "liberal" al atribuírselo de forma totalmente inmerecida. Cualquier cavernícola se autodenomina hoy en día así: desde Jiménez Losantos hasta César Vidal, pasando por Esperanza Aguirre, José María Aznar, Luis María Ansón o hasta el meapilas Nacho Arsuaga. En general, cuanto más rancio es el pensamiento de uno de estos personajes, con más ahínco busca amparo bajo el concepto del liberalismo. Pero de liberales tienen más bien poco. Se quedan con alguna idea relativa a la libertad económica (olvidando todas las demás libertades), cuando para ellos significa solamente libertad de latrocinio: explotar al trabajador, engañar a los consumidores, especular sin límites, hacer negocios privados con el dinero público... En definitiva, robar sin tener que sonrojarse: el sueño húmedo de todo empresario de alto standing.

Quizás el paradigma del descaro en la confusión entre los términos de "liberal" y canalla, a secas, lo sea la entente formada por Pedrojota Ramírez y los mencionados Jiménez Losantos y César Vidal. Todo en ellos es "liberal": Libertad Digital, Libertad Digital TV, Libertad Digital FM, Religión en Libertad, Salud en Libertad, Libros Libres, etc. Un emporio mediático puesto al servicio de la perversión de una de las palabras más hermosas del idioma castellano, a la mayor gloria de Adam Smith y del inmundo Chesterton (otra de sus inspiraciones en esta católica Celtiberia).

En fin, ¿a qué me viene tanto cabreo? A que he visto en el autobús a un descerebrado que leía el diario "El mundo", en cuya portada aparecía esta noticia. Uno pensaba que, tras las evidencias presentadas en sede judicial, el asunto de la autoría del 11-M quedaba ya zanjado, y que hasta el PP querría pasar página cuanto antes tras su vergonzoso seguidismo de las diversas teorías conspirativas que se le ocurrieron a Pedrojota y su "brigada antiprogre" (no dejen de leer este artículo de los protestantes izquierdosos de La Excepción).

Pues bien, este servidor, que también es liberal (pero a su manera), quiere presentarles a todos ustedes una teoría alternativa acerca de los siniestros atentados del 11-M. Pido, de entrada, perdón a las víctimas y sus a familiares, pero espero que entiendan que voy a gastar del sentido del absurdo, no para hacer escarnio de su dolor, sino para poner de manifiesto la vil y despreciable mezquindad de algunos "periodistas" (es un decir) que son capaces de cualquier cosa para favorecer a los suyos en la lucha por el poder.

Partimos de la base de que hay que dar por buena la existencia de un choque de civilizaciones al estilo del que preconizaba Huntington, cosa que ningún "liberal" de pro se atrevería a poner en duda. De este inevitable conflicto entre Occidente y el islam eran perfectamente sabedores las mentes preclaras que allá por el año 2004 manejaban nuestros destinos: George W. Bush, Tony Blair, José M.ª Aznar y Karol Wojtyla (alias "Juan Pablo II"). El cuarteto iluminado por la suprema razón del cristianismo decidió adelantarse a los hechos e invadir Iraq como medida preventiva, instalando una cabeza de puente en Oriente Medio para iniciar la tarea de evangelizar a sus gentes y apartarles de la burricie de Mahoma.

Este plan necesitaba de la participación española en la aventura bélica. Como es bien sabido, España es la reserva espiritual de Occidente, patria de Don Pelayo y patronato de Santiago Matamoros, antaño primera productora mundial de curas y misioneros, y hogar natal de los grupúsculos más sectarios y de los feligreses más imbéciles del catolicismo. De modo que, sin el concurso español, la operación quedaba descafeinada.

Pero existía una pequeña dificultad: el pueblo español era mayoritariamente contrario a entrar en la guerra de Iraq. Así que Aznar marchó en visita ad limina al rancho de su jefe Bush, y allí le pidió ayuda para cambiar el parecer de sus obstinados compatriotas. "No hay problema", le dijo el presidente yankee a su vasallo, "tú deja que los musulmanes hagan alguna trastada en España y verás como tu gente nos da la razón".

Así que Aznar recurrió al CNI para localizar un grupo de yihadistas dispuestos a atentar en España, dió órdenes de facilitarles dinamita, titadine, goma-2 y no se qué más explosivos de los que habla "El mundo", y hasta les proporcionó una cinta de la Orquesta Mondragón para que estuvieran entretenidos mientras montaban los detonadores. Por expreso empeño de Pedrojota, se les suministraron objetos fálicos para ciertas parafilias sexuales de carácter anal, así como ácido bórico para desinfectarlos después de su uso.

El apoyo espiritual al grupo de andrajosos terroristas se lo dio un capellán de los legionarios/pederastas de cristo, travestido de ulema islámico con la bendición apostólica de Wojtyla. La secta criminal-católica también puso a disposición de los moros toda su red de parroquias y conventos para esconderles a ellos y a sus explosivos. ¿Qué buscaba la vieja puta romana? Fácil: despertar en los españoles el atávico odio a los musulmanes y la unidad espiritual de la patria en torno al cristianismo. Razón por la que el Estado vaticano no sólo era conocedor, sino también cómplice, de lo que habría de ocurrir en Atocha.

El resto de la historia es bien sabido: Aznar dejó que el miserable Acebes, por lo demás un inútil redomado, se hiciera cargo de la operación. Y claro... aquello se les fue de las manos. Lo que inicialmente tenía que haber sido un susto sin víctimas mortales, terminó convirtiéndose en la peor masacre causada por el terrorismo en España. El Gobierno aznarita quedó en estado de shock y, para esquivar su responsabilidad en el desastre, buscó desviar la atención hacia ETA. Pedrojota y la cadena de radio de los obispos se sumaron a la campaña, que dura ya cinco años.

¿Creen que lo que les cuento no es cierto? ¿Creen que es imposible que Aznar y el PP estén detrás del peor atentado de la historia de España? Pues se equivocan: el que no haya aún pruebas no significa que José María Aznar y la cúpula del PP no sean los culpables de aquellas 192 muertes.

¿Piensan incluso que la secta criminal-católica y su jefe supremo de entonces, Karol Wojtyla, no pudieron estar implicados en algo tan horrible? No se lleven a engaño, si todavía no ha salido a la luz su participación en estos hechos es porque aún no se ha investigado lo suficiente.

Apliquen ustedes la lógica "liberal" y lo verán todo mucho más claro.


11 mayo 2009

Me niego a condenar a ETA o a Al-Qaeda


¿Por qué habría yo de condenar a ETA? Hay familias en Euskadi para las que la existencia de la banda armada no sólo es algo normal, sino incluso necesario. Evidentemente, para muchas otras no es ni normal ni necesario, pero eso se debe a que en el País Vasco hay dos bandos diferenciados. ¿Por qué razón tendríamos que elegir entre uno y otro?

Otro tanto se puede decir de Al-Qaeda. ¿Cómo podríamos condenarla? Hay cientos de miles de musulmanes en todo el mundo que están de acuerdo con sus métodos, y muchos otros millones la apoyan silenciosamente. Una vez más nos encontramos con que Al-Qaeda no es el único verdugo, que también hay que tener presente la agresión sionista contra la Umma islámica en Palestina y la cruzada occidental en Iraq y Afganistán.

No se preocupen, aún no me ha alcanzado la demencia senil. Lo que pasa es que se me ha ocurrido extrapolar el pensamiento opusdeísta (es decir, profundamente hipócrita) de Jaime Mayor Oreja, cabeza de lista de la candidatura del PP para el Parlamento Europeo.

En efecto, si el supernumerario Mayor Oreja se niega a condenar el franquismo con argumentos tan espúreos como que "representaba a un sector muy amplio de los españoles" o que "muchas familias lo vivieron con tranquilidad y naturalidad", basta con que cualquier movimiento criminal (ETA, Al-Qaeda, el IRA, el GRAPO...) o cualquier régimen político asesino (Sudán, Irán, Arabia Saudí...) sea visto con normalidad por "muchas familias" como para que se conviertan en legítimos a los ojos de gentuza como este comehostias del PP.

Y lo mejor de todo es que su partido no le corregirá nunca, porque muchos de sus miembros son hijos o nietos de aquel sector de los españoles que se sentía plenamente identificado con la dictadura de Franco. Así que, ya saben, si ustedes piensan que nada en este mundo es condenable (aparte, claro está, de las prácticas sexuales que sean contrarias a la moral de la secta criminal-católica), voten al PP en estas elecciones europeas: es su partido.


23 abril 2009

Hoy, 23 de abril

¡Qué alborozo por las calles!
Los pendones se despliegan,
morados pendones viejos,
violados de tanta espera...



Hoy recordamos aquel 23 de abril de 1521, en el que las tropas de las Comunidades de Castilla fueron derrotadas por los soldados imperiales de Carlos I en Villalar. Aquel día se selló el sometimiento de Castilla a la monarquía absoluta de los Habsburgo: el preludio de lo que les esperaba también a las restantes nacionalidades históricas de España.


08 abril 2009

Respeto y libertad

Vivimos en una sociedad que tiene una verdadera confusión de valores. Incluso la izquierda política, que estas cosas las tendría que tener más meditadas, no hace sino dar palos de ciego en muchos temas que son de vital importancia. De la derecha ni hablo porque la derecha no piensa, sólo siente. Y siente con las tripas, no con la cabeza, para luego tratar de imponer por la fuerza esos sentimientos gástricos a todo el mundo.

La muestra más clamorosa de este desbarajuste conceptual es la afirmación de que "todas las ideas son respetables". Qué error, qué error.

¿Es respetable la idea de que la tierra es plana y se sustenta sobre el caparazón de una tortuga gigante? Evidentemente no, eso es simplemente una tontería. Y, sin embargo, ideas tan idiotas como esta obtienen amparo al decir que "todas las ideas son respetables". Algunas, incluso, se financian con los impuestos que pagamos todos o, lo que es peor, se enseñan en las escuelas públicas.

En el colmo de la confusión de valores que padecemos, hay ideas cretinoides que llegan a estar protegidas por la ley, de tal modo que el simple hecho de poner de manifiesto su imbecilidad es motivo para arriesgarse a recibir una condena por la vía penal (cfr. el artículo 525 del vigente Código Penal español).

Ahora bien, pensémoslo un momento: ¿realmente una idea puede ser acreedora de la cualidad del respeto? Yo, en mi inocencia filosófica, pensaba que las ideas podían ser verdaderas o falsas, o bien dejar el juicio de su veracidad suspendido por falta de información relevante; pero que eso de la respetabilidad no iba con ellas. ¿De qué sirve respetar la idea de que la tierra es una esfera (ligeramente achatada por los polos) que gira en una órbita elíptica alrededor del sol? O se acepta como verdadera o se niega como falsa, pero... ¿respetarla?

Pues la sociedad nos exige hoy que respetemos todas las ideas, por disparatadas que sean. Y yo digo que no, que las ideas no son dignas de ningún respeto. El respeto se debe a las personas, no a lo que las personas piensen o dejen de pensar. Dicho de otra manera: respetemos la libertad de pensamiento de cada cual, pero si esa libertad le lleva a decir tonterías, no tengamos empacho alguno a decir en voz alta que son tonterías. Y que no nos vengan con monsergas de que así se falta al respeto a las personas que dicen tonterías, porque si a ellas se les permite que las piensen y las digan libremente, por la misma razón, a los demás se nos debe permitir que expresemos en libertad nuestra opinión de que sus ideas son idiotas, ¿o no?

Conclusión: la sociedad está agilipollada con eso del respeto a todas las ideas, la izquierda no se entera de nada y en España sigue siendo delito decir en voz alta lo que uno piensa sobre Jesucristo, Mahoma, Buda y la puta madre que parió a cada uno de ellos.



13 enero 2009

Autobuses "ateos"...

Parece que la campaña publicitaria de la Unión de Ateos y Librepensadores de España (UAL), federación a la que pertenecen Ateus de Catalunya y la Asociación Madrileña de Ateos y Librepensadores, está siendo polémica. Incluso entre los propios ateos hay opiniones para todos los gustos. ¿Qué puedo decir al respecto?

En primer lugar, habría que plantear si se puede hacer proselitismo del pensamiento ateo. En cuanto a esto, hay que decir que muchos hemos constatado cómo fracasan las armas dialécticas cuando tratamos de entablar diálogo con los creyentes. Existe, por así decir, una defensa mental que utilizan las personas religiosas para "blindar" sus creencias frente a cualquier evidencia racional de que éstas son falsas. Las pruebas y los argumentos en contra de la creencia son reelaborados, distorsionados y revertidos mentalmente por los fieles de las distintas religiones, de modo que siempre encuentran algún tipo de acomodo que permita eliminar la disonancia cognitiva que les producen, pero sin poner en cuestión lo fundamental del dogma que tienen aprendido. La psicopatología religiosa (porque esto es un enfermedad del pensamiento muy cercana a la esquizofrenia) no se cura con argumentos. Y, mucho menos, con un eslógan facilón en un autobús.

Lo que nos lleva, en segundo lugar, a analizar el mensaje en sí mismo:


PROBABLEMENTE DIOS NO EXISTE
DEJA DE PREOCUPARTE Y DISFRUTA LA VIDA


Lo primero que llama la atención es ese "probablemente". ¿Acaso es publicidad agnóstica? Pues en principio lo parece: el adverbio es tan insultante para un ateo como para un creyente, y sólo convence a los tibios miembros de la British Humanist Association, autora del lema. Por otra parte, resulta extraño que mencionen "dios" en singular, como dando a entender que sólo hubiera uno, o que sólo hay que tomarse en serio a los monoteísmos. No, miren, dioses hay muchos, tantos como la imaginación humana ha sido capaz de concebir (dicho sea con permiso del sumo pontífice Gustavo Bueno y de los inquisidores de su nueva secta plus-quam-athea). Y todos esos dioses son igual de inexistentes (sin matices probabilísticos) e igual de perniciosos.

La segunda frase trae miga: "deja de preocuparte". Pero, oigan, si "dios" no existe, ¿cómo no va a preocuparme que haya tanto mamarracho que cree en él? Y lo peor no es que esos creyentes sean unos descerebrados, sino que hay muchos y, para colmo, tratan de llevarte a su rebaño: doble o triple motivo de preocupación. Y así, claro está, no hay quien pueda tomarse en serio lo de "y disfruta de la vida".

Ratzinger y su gang de filopederastas episcopales se deben estar frotando las manos ante un motivo publicitario tan tonto. Viene a confirmar sus diatribas contra el nihilismo inherente al ateísmo, a la ausencia de valores, al hedonismo egoísta, etc. Vamos a ver: disfrutar de la vida está muy bien y es algo muy recomendable. Pero muchos creyentes también lo hacen, algunos incluso disfrutan más cuando les hacen la puñeta a los que no siguen sus doctrinas. Y estaremos de acuerdo en que es mucho mejor que ese tipo de gente deje de disfrutar de la vida cuanto antes, ¿no?

La tercera de nuestras consideraciones es la referente a la necesidad de la campaña en sí misma, más allá de la escasa o nula utilidad proselitista o reflexiva que pueda tener. Y aquí es donde yo sí le veo cierto sentido, porque en España parece que sólo tienen boca la secta criminal-católica y las sectillas guarrangélicas de turno. Si no tuviéramos que soportar casi a diario los rebuznos de los defensores de la fe, probablemente el movimiento ateo seguiría oculto en la plácida y cómoda sombra. Pero se ha llegado a un punto en que es necesario manifestarse de alguna manera, dejarse ver, hacerse oír. Quizá las formas no han sido las más adecuadas, pero desde luego ha conseguido el objetivo de salir a la palestra pública. ¡Aquí también hay ateos!

Y, así, nos encontramos con las mofas de las pazguatas más reprimidas de la geografía ibérica, con la estulta paranoia de los perdedores de siempre, con la mala baba de los eunucos vaticanos (carnavalada son los mierderos rituales eucarísticos y patéticas procesiones semanasanteras que vosotras montáis, queridas), los lamentos de los insignificantes protestontos patrios (mucho ruido y pocos fieles), etc. Algunos, en su odio hacia la libertad de conciencia, han llegado al absurdo de proclamar "ilegal" la campaña de UAL: que estos payasos de psiquiátrico se miren bien la Ley Orgánica de Libertad Religiosa, porque si hacer apología del ateísmo es ilegal, con mucha más razón lo sería la publicidad supersticiosa en centros públicos que ellos defienden con tanta vehemencia. Otros, en su falta de imaginación y su rencor revanchista (¿dónde quedó aquella sandez del poner la otra mejilla?), han copiado la idea y han sacado sus propios eslóganes, a cual más insulso. Lemas que, por tontos y vacíos de todo sentido, no me voy a detener en comentar aquí.

Lo de los autobuses ateos ha dado incluso para que algunos estreñidos quieran dar la nota con una pretendida "objeción de conciencia" para no ponerse al volante de los que lleven esa publicidad. Me vienen a la cabeza los carteles anunciando la "gran vigilia de la inmaculada" que se ponen en estaciones de metro y en las ventanas de los autobuses municipales. Y luego están los fascistas declarados, los hijos y nietos de los asesinos franquistas, que aprovechan cualquier ocasión para montar bronca. España es así.

En fin, no me entretengo más. Quien quiera leer dos buenas reflexiones sobre el tema, puede hacerlo aquí y aquí. Lo demás, creo, está todo dicho.

En el próximo artículo hablaré de un tema mucho más importante, inspirado por otros acontecimientos recientes y también por la lectura de "The end of faith", de Sam Harris. ¿Cuándo será? Más tarde que pronto, eso seguro.



19 diciembre 2008

Las de Gustavo Bueno y otras vilezas

Leo, entre divertido e iracundo, las últimas declaraciones de Gustavo Bueno acerca de la retirada de los crucifritos que todavía cuelgan de algunos centros públicos. Divertido porque la derecha clerical considera que ese rancio paniaguado es un sujeto mediático digno de figurar en sus pasquines; iracundo porque a tal individuo se le dé el tratamiento de "filósofo ateo".

Que Gustavo Bueno sea o no meritorio del nombre de filósofo es algo que dejo al libre albedrío de cada lector. A mí personalmente su filosofía me parece un artificioso intento de revalorizar el idealismo hegeliano con unas pinceladas de materialismo tomado de Marx. Después, lo bautiza con el muy impropio nombre de "materialismo filosófico" (como si el suyo fuera el único), y a vender libros y entrevistas para reality shows. Bastante penoso para la cultura en general, pero muy comprensible en un país de catetos como es España.

Que Gustavo Bueno sea ateo o no, es algo que quizá no sepa ni él. Sin embargo, una cosa es cierta: lleva algún tiempo prestándose en defender la irracionalidad religiosa y los bastardos intereses económicos y sociales de la secta criminal-católica. Cosa harto sorprendente en un ateo. Y esto es lo que a mí personalmente me molesta. El filósofo de marras parece haber encontrado un filón en esto de abominar del ateísmo diciéndose él ateo. Ni Oriana Fallaci lo hubiera hecho mejor, porque al menos la Oriana fue combativa contra el islam hasta el final de sus días; pero Gustavo Bueno, por cobardía, no es capaz de hacer crítica ni de los "testigos" de jehová.

Pero, en fin, dejemos al filósofo mercenario para centrarnos en la polémica de los crucifijos. Gracias a ella, hemos tenido constancia una vez más de la profunda inmoralidad de la superstición cristiana. Empiezan mintiendo los clérigos cristianos como bellacos: el arzobisperro de Valladolid diciendo que esa parafernalia iconográfica "es signo de amor"; el compañero de alcoba del filopederasta Rouco, el mendaz Martínez Camino, afirmando que es "signo de libertad". ¿De qué amor, de qué libertad? El símbolo de los creyentes en el galileo tarado ha sido durante más de dieciséis siglos el símbolo de la más rabiosa de las opresiones, del más insultante de los odios. Pero como de la boca de ese "profeta" de Nazaret sólo salió estulticia, es comprensible que de sus símbolos no hayan brotado sino aberraciones.

Pues bien, por si no bastara con estas falsedades obvias pregonadas por los clericuervos, tenemos que ver cómo su nivel dialéctico se reduce al argumento ad hóminem. ¿No se han dado cuenta ustedes de que el padre que interpuso y ganó la demanda para que se retiraran los crucifijos en el colegio de sus hijos en Valladolid, ha sido víctima de una persecución en toda regla? Pues sí, los que tienen como modelo moral al inmoral judío colgado, piensan que difamando van a conseguir callarnos, que amenzarnos con denuncias al amparo del malhadado artículo 525 del Código Penal van a hacer que su inmundicia quede sin respuesta.

Lamento comunicaros, cretinos/cristianos, que jamás silenciaréis la voz de la razón. La misma que ya os ha condenado.




15 diciembre 2008

¿Por qué este blog lleva tanto tiempo sin actualizar?

Muchas veces uno se fija en los blogs que son afines a sus ideas, y los compara con los de las ideas contrarias, y se encuentra con un hecho asombroso: los reaccionarios y religiosos escriben más entradas (y más largas) que los progresistas y ateos. Luego, uno se fija en los autores de unos y otros, en la edad que tienen, en su posición económica, y advierte que también hay diferencias notables. Dicho de otra manera: los reaccionarios y católicos, o bien son jubilados (como el insufrible Cigoña), o son clérigos, o empresarios y rentistas. Todos ellos con mucho tiempo libre para dedicarse a la propagación de la necedad, la infamia y la defensa del latrocinio como forma de vida.

No es el caso de este humilde bloguero, que combina trabajo y estudios y que, aunque procura mantenerse informado de lo que la superstición organizada perpetra en cada momento, no siempre tiene el tiempo suficiente para ponerse frente al teclado y denunciarlo.

Pido, pues, un poco de comprensión a los pocos lectores que aún recalan en esta página de vez en cuando, y que me hacen ver que aún están ahí esperando para leerme.

26 abril 2008

¿Quién sabe si las cigüeñas...?

El miércoles fue 23 de abril, y no lo recordé...



¿Quién sabe si las cigüeñas
han de volver por san Blas,
si las heladas de marzo
los brotes se han de llevar,
si las llamas comuneras
otra vez crepitarán?

Cuanto más vieja la yesca
más fácil se prenderá.
Cuanto más vieja la yesca
y más duro el pedernal...
Si los pinares ardieron,
¡aún nos queda el encinar!


La foto es del castillo de los Lara, en la localidad burgalesa de Lara de los Infantes, levantado por el conde Gonzalo Fernández y lugar natal de su hijo, el buen conde Fernán González. Los versos son del "Cántico de Esperanza", himno no oficial de Castilla, originalmente escrito por Luis López Álvarez.