15 mayo 2007

Reculando, que es gerundio

Este post será muy breve dado que lo escribo desde un cyber-café, pero es que no quería dejar pasar la oportunidad de rectificar el anterior sobre Sarkozy. Sí, yo también me he enterado vía Nacho Escolar de que el supuesto "monasterio" al que se retiraba el nuevo Presidente de la República Francesa es el yate de un multimillonario amigo suyo. Mal comienzan las cosas: se empieza así y se termina celebrando la boda de una hija con todo boato en la basílica de saint Denis, como ya hiciera a la española el deleznable Aznar.

Otro que rectifica es el eminente Fernando Sebastián, el sedicente jerarca de la secta criminal-católica en Pamplona: "o no han leído mi texto o lo han leído con mucha precipitación." Ahora va a resultar que lo escrito no está escrito, que todos lo hemos leído mal. Cuestión de hipermetropía, supongo, pero a escala nacional. ¿Pero qué se ha pensado este cretino? ¿Que somos todos tontos menos él? Anda, Fernandito, dedícate a consagrar el pan, el vino y el tocino, que es para lo único que parece que sirves.

Y, si de rectificaciones se trata, no quisiera dejar en el tintero la que ha hecho un tal Fernando Jiménez Barriocanal, que ostenta el cargo de "vicesecretario para asuntos económicos" de la conferencia mafioso-episcopal española. Ahora ya no son 36.060 millones de euros los que la secta le ahorra al Estado, sino sólo 3.300 millones. Vamos bajando. En todo caso, una cifra totalmente increíble, puesto que los colegios católicos concertados se financian por la vía de los presupuestos públicos. Y, si no, que se lo pregunten a Espe-rancia Aguirre, presidenta de la Comunidad de Madrid y candidata a lo mismo por el Partido Pútrido, que hasta les regala suelo público.

Pero, en fin, la próxima vez que abra el hocico un obispito, ¿a cuánto ascenderá entonces el dinero que estos mercachifles dicen aportar a la sociedad española? Con esta gentuza nunca se sabe.

08 mayo 2007

Y Sarkozy se retiró a meditar a un monasterio

Largo ha sido el camino recorrido en la historia de Francia desde que Léon Gambetta proclamara en la Asamblea Nacional aquella famosa frase: "El clericalismo: ¡he ahí al enemigo!" Aquello lo dijo el 4 de mayo de 1877, y fruto de sus esfuerzos y del de otros que tras su muerte recogieron su testigo, nació la Ley de separación de la iglesia y el Estado de 1905, todo un hito para el laicismo europeo y que hizo de Francia la primera nación en esforzarse en preservar la res publica del cáncer religioso.

130 años y 2 días después de la proclama de Gambetta, en Francia gana las elecciones un político de la derecha mal llamada "liberal", un hombrecillo peligroso que vivió una infancia y juventud marcadas por sus complejos, y que puede albergar también algunos rencores: "Lo que me hizo lo que soy ahora fue la suma de todas las humillaciones sufridas en mi infancia", contó a la periodista Catherine Nay. Sarkozy es, además, un católico devoto y practicante que se dice inspirado ideológicamente por el execrable Wojtyla. Todo un "cristiano constitucional" al frente de la República Francesa. A nadie debería extrañarle que se revise el texto de aquella ley y que la lucha por la libertad humana haga algún retroceso significativo durante su mandato. Al menos, eso esperan ciertos cretinos.

En España, donde estamos aún lejos de tener una legislación que haga real y efectiva la separación entre la idiotez organizada y el Estado, tenemos también nuestros problemas particulares. Aquí los clericuervos sólo tienen que tratar de conservar sus muchas prebendas, y lo hacen con descaro ante un Gobierno débil que, lejos de plantarles cara, aumenta sus consignaciones presupuestarias por la vía del 0,7% del IRPF. Un invento al que, por cierto, se van a sumar los protestontos y la morisma. Y con la misma caradura con la que ponen la mano, lo justifican (es un decir) falazmente afirmando que "ahorran al Estado 36.060 millones de euros".

A mí me gustaría saber de dónde saca el sedicente jerarca en Jerez de la secta criminal-católica esa cifra. Teniendo en cuenta que los colegios concertados son pagados con dinero público, que las actividades de Cáritas y otras ONG católicas reciben subvenciones estatales y autonómicas de hasta el 100% del coste de sus proyectos, y que la sanidad está asegurada para toda la población mediante el sistema público de salud, me extraña bastante que la mafia cristiana le ahorre al Estado una cantidad de dinero que es incluso mayor que los Presupuestos de la Generalitat de Catalunya para 2007 (22.100 millones de euros, incluyendo los gastos de educación y sanidad) o casi el 40% de lo que cuestan todas las pensiones de todos los españoles (contributivas y no contributivas) en el mismo año (82.300 millones de euros). ¿A quién querrá engañar el obispayaso Juan del Río? Si realmente manejárais ese dinero, bobo mentiroso, y si realmente fuera para hacer labores asistenciales, no habría en España ni un puñetero pobre. A otro con vuestros embustes.

Pero lo mejor de todo es que quieren utilizar este argumento para que la gente marque la casilla de la declaración de la renta para "contribuir al sostenimiento económico de la iglesia católica". Pues bien, debe quedar muy claro que lo que se le destina a la secta criminal-católica en esa casilla (el año pasado, 144 millones de euros), va destinado exclusivamente a financiar las comidas, los vestiditos con encajes y los chaperos de los curas, pues todo el resto de su supuesta "labor asistencial" se financia por la vía de subvenciones.

No vale, pues, apelar al bolsillo de las almas cándidas con inquietudes sociales. Basta ya de manipulación. Entiendo que podáis colar vuestros bulos en las hojitas parroquiales, pues la inteligencia de los miembros de vuestros rebaños no da mucho de sí, pero tened la decencia de no publicar semejantes obscenidades en la prensa generalista, que se os pilla enseguida.

En medio de tanta falacia, es un gusto encontrarse con otro degenerado que admite abiertamente sus ideas políticas. Me refiero, claro está, a Fernando Sebastián (jerarca de la secta en Pamplona), quien sin disimulo alguno proclama a los cuatro vientos la legitimidad de los partidos de extrema derecha, e incluso dice que son "dignos de consideración y de apoyo". Claro que sí, Fernandito, ya está bien de tanta tontería progre de que "dios es amor". Hay que apoyar grupúsculos como Falange Española de las JONS, que afirma que los partidos políticos deben desaparecer (especialmente los nacionalistas), junto con las Comunidades Autónomas y... la Monarquía. Más apegada a los valores religiosos es Alternativa Española, que en el punto primero de su ideario recoge el "reconocimiento expreso de la ley de dios" (¿cuál de ellas? ¿de cuál de los dioses?) Y a los demás partidos que según el prelado pamplonés son "dignos de consideración y de apoyo", como Comunión Tradicionalista Católica y compañía, ya los conocemos de sobra.

En fin, que las palabras de este estafador con alzacuellos han sido una bocanada de aire fresco en medio de tanta hipocresía episcopal. Ya era hora de que uno de ellos se atreviera a decir lo que piensan casi todos.

Otra cosa. Últimamente he notado que arrecian los insultos que nuestros queridos lectores cristianos, emulando al mamarracho de su fundador, dedican al autor de este blog. En primer lugar quisiera recordarles que no están autorizados a leerlo, pues eso podría herir sus "sentimientos" (cosa que yo no deseo en absoluto). En segundo lugar decirles que no les guardo ningún rencor. Entiendo que sufren una psicopatología grave porque sus irresponsables padres les inocularon el veneno cristiano cuando eran demasiado pequeños, o bien porque abrazaron la imbecilidad cristiana en algún momento de debilidad o crisis existencial. Estas cosas suceden, pero también tienen remedio. Con un poco de esfuerzo podrán dejar atrás esas creencias tóxicas y volver a ser personas en sentido pleno. A todos ellos les pongo este vínculo a una página que seguro que les servirá de ayuda: Becoming an Ex-Christian.