10 marzo 2008

La debilidad de la democracia

No hace mucho que el pseudointelectual Sánchez Dragó dijo que él no es demócrata, sino aristócrata, porque cree que el sufragio no debe ser universal. Es una interesante propuesta, habida cuenta del desconcertante resultado electoral de ayer.

ZP ganó las elecciones generales y mejoró sus números con respecto al 2004, de eso no cabe duda. Pero si en 2004 dijo "no os fallaré", en 2008 ha soltado un más vago "no olvidaré que me habéis pedido que no os falle". Es la maldición de la política: los gobernantes que llevan mucho tiempo en el cargo se olvidan de las promesas que hicieron a quienes les eligen. Por eso los electores tienen la obligación de vigilar y controlar a sus elegidos, para después pedirles cuentas de lo que han hecho o dejado de hacer.

Izquierda Unida, por su parte, ha emprendido el camino de la extinción. Bien es verdad que el sistema electoral español, con su base en la circunscripción provincial, perjudica seriamente a esta coalición y hace que el reparto de escaños refleje mucho peor la realidad política del conjunto del país. Pero esta no es la única causa. En el artículo anterior ya comenté el profundo desagrado que me producía la falta de claridad de ideas de IU. Tampoco ayuda la connivencia de Ezker Batua (marca electoral de IU en Euskadi) con el Plan Ibarretxe, o sus gobiernos de coalición con ANV, brazo político de ETA, en muchos ayuntamientos vascos. Javier Madrazo, el dirigente de Ezker Batua, ha sido una constante rémora para el resto de Izquierda Unida. Pero no se le pueden pedir peras al olmo: Javier Madrazo proviene de movimientos cristianos "de base", y, como cristiano, lleva en sí mismo el dogmatismo y la inmoralidad propia de tan aberrante superstición.

Izquierda Unida debe encontrar ahora la forma de renovarse, de salir de su discurso aguado y facilón de rebelde sin causa, y empezar a centrarse en las necesidades económicas y sociales de los ciudadanos (y nótese que digo "ciudadanos") más desfavorecidos. De nada sirven las divagaciones sobre la república y el federalismo si no se abordan las cuestiones que realmente interesan a la clase trabajadora: las jornadas laborales interminables, los salarios que suben por debajo del IPC, los abusos de las empresas que encadenan contratos temporales uno tras otro, la vivienda a precios inalcanzables, la educación perdiendo nivel y medios, la sanidad pública amenazada por la privatización de los servicios, el transporte público masificado, la delincuencia... De todo ello podía IU haber hecho bandera, ¿y qué parte de su mensaje ha llegado realmente al elector? "Supergaspi" haciendo el ganso en Second Life.

Pero lo peor no ha sido el descalabro de IU, en gran parte merecido, sino que el Partido Pedorrero consiguiera 10.169.973 votos, el 40,11% de los electores ¿De verdad hay tantos indeseables en España? ¿Tanta gente sin criterio capaz de creerse el discurso que mañana, tarde y noche, un día tras otro, han repetido periódicos, radios y televisiones adictos a la causa criminal-católica?

Al haber aumentado en número de votos y de escaños, el PP no abandonará su actual estrategia basada en la agresividad sin límites y la mentira a toda costa. La crispación no les ha ido del todo mal; al menos, no se les ha castigado electoralmente por ella. Esto significa que Mierderico Jiménez Losasnos, Cretina López Chichi y Cerda Vidal seguirán a sueldo de los obisperros; que Pedrojeta seguirá inventándose conspiraciones y vendiendo muchos periódicos; que las televisiones autonómicas del PP seguirán siendo máquinas de propaganda populista; que la AVT y las asociaciones cristiano-fascistas "HazteOír", "E-cristians", "profesionales por la ética" (nunca el nombre de una asociación fue más contrario a su naturaleza), "foro de la familia", y otras tantas, seguirán montando bronca los domingos por la tarde; que, en definitiva, los jerarcas de la secta criminal-católica, con el filopederasta Rouco Varela al frente, continuarán con su acoso y derribo contra las instituciones democráticas.

Quizá el voto de tanta gente engañada o manipulada no debiera contar. Es posible que Sánchez Dragó tenga razón, al fin de cuentas: seguro que así no ganaría nunca el PP. Aunque yo confieso que siento una mayor predilección por otro sistema político, el despotismo ilustrado: un gobierno firme, ajeno a los vaivenes electorales, que haga una política de progreso y justicia para sus administrados. ¿No sería preferible esto a la "aristocracia" propugnada por el pseudointelectual a sueldo de Espe-rancia Aguirre? El problema, claro está, consiste en determinar qué políticas serían deseables e "ilustradas". Me temo que un lector habitual del Liberticida Digital y otro de Público tienen ideas distintas acerca de lo que es justo y conveniente para este país.

Así que, por ahora, nos tendremos que conformar con la democracia, sistema débil e imperfecto que permite que un partido de chorizos y fanáticos religiosos obtenga el 40% de los sufragios. Y que el mamarracho de Sánchez Dragó diga libremente las bobadas que quiera.

4 comentarios:

Ñbrevu dijo...

También dijo Dragó que si ganaba ZP se largaba de España. Qué más quisiera yo, que verle con los huevos suficientemente gordos como para cumplirlo.

ATEO - ROJO - MASON dijo...

Si señor.

Muy bueno su analisis, y estoy de acuerdo en casi toda su critica, sobre todo la parte en que propone que se "invaliden" los votos de los sectarios manipulados.

Si señor, se inutiliza los votos del Puto Partido y aquí paz y después gloria.

Saludos

Cavernarius dijo...

Estimado "ateo-rojo-masón":

No le diré nada de la conjunción de topicazos que aúna usted en su nick. Sin embargo, permítame decirle que no ha entendido usted en absoluto lo que se dice en el post.

Ciertas personas no están acostumbradas a las sutilezas. Me imagino que será su caso.

Un saludo.

David P. Sandoval dijo...

De momento, diría más; hemos de conformarnos con buscar la mayor revolución que no hemos logrado ni nosotros ni nadie: la Democracia. El resto es todo oligarquías.

Personalmente, estas elecciones he votado como siempre con la nariz tapada, y sabiendo que era una expresión, la mía, absurda.

Y del PP, ahora con suerte se les irá el elemento más reaccionario y derechista, dejando, espero, un partido conservador más cercano a los modelos europeos. Pero eso es pedir peras al olmo... como esperar que el PSOE sea de izquierdas y no venda humo.

Oligarquía, el verdadero gobierno aquí y en China, desde hace milenios, sobre la faz de la Tierra.

Un saludo, sobre todo por volver al tajo ;)

David