23 abril 2009

Hoy, 23 de abril

¡Qué alborozo por las calles!
Los pendones se despliegan,
morados pendones viejos,
violados de tanta espera...



Hoy recordamos aquel 23 de abril de 1521, en el que las tropas de las Comunidades de Castilla fueron derrotadas por los soldados imperiales de Carlos I en Villalar. Aquel día se selló el sometimiento de Castilla a la monarquía absoluta de los Habsburgo: el preludio de lo que les esperaba también a las restantes nacionalidades históricas de España.


08 abril 2009

Respeto y libertad

Vivimos en una sociedad que tiene una verdadera confusión de valores. Incluso la izquierda política, que estas cosas las tendría que tener más meditadas, no hace sino dar palos de ciego en muchos temas que son de vital importancia. De la derecha ni hablo porque la derecha no piensa, sólo siente. Y siente con las tripas, no con la cabeza, para luego tratar de imponer por la fuerza esos sentimientos gástricos a todo el mundo.

La muestra más clamorosa de este desbarajuste conceptual es la afirmación de que "todas las ideas son respetables". Qué error, qué error.

¿Es respetable la idea de que la tierra es plana y se sustenta sobre el caparazón de una tortuga gigante? Evidentemente no, eso es simplemente una tontería. Y, sin embargo, ideas tan idiotas como esta obtienen amparo al decir que "todas las ideas son respetables". Algunas, incluso, se financian con los impuestos que pagamos todos o, lo que es peor, se enseñan en las escuelas públicas.

En el colmo de la confusión de valores que padecemos, hay ideas cretinoides que llegan a estar protegidas por la ley, de tal modo que el simple hecho de poner de manifiesto su imbecilidad es motivo para arriesgarse a recibir una condena por la vía penal (cfr. el artículo 525 del vigente Código Penal español).

Ahora bien, pensémoslo un momento: ¿realmente una idea puede ser acreedora de la cualidad del respeto? Yo, en mi inocencia filosófica, pensaba que las ideas podían ser verdaderas o falsas, o bien dejar el juicio de su veracidad suspendido por falta de información relevante; pero que eso de la respetabilidad no iba con ellas. ¿De qué sirve respetar la idea de que la tierra es una esfera (ligeramente achatada por los polos) que gira en una órbita elíptica alrededor del sol? O se acepta como verdadera o se niega como falsa, pero... ¿respetarla?

Pues la sociedad nos exige hoy que respetemos todas las ideas, por disparatadas que sean. Y yo digo que no, que las ideas no son dignas de ningún respeto. El respeto se debe a las personas, no a lo que las personas piensen o dejen de pensar. Dicho de otra manera: respetemos la libertad de pensamiento de cada cual, pero si esa libertad le lleva a decir tonterías, no tengamos empacho alguno a decir en voz alta que son tonterías. Y que no nos vengan con monsergas de que así se falta al respeto a las personas que dicen tonterías, porque si a ellas se les permite que las piensen y las digan libremente, por la misma razón, a los demás se nos debe permitir que expresemos en libertad nuestra opinión de que sus ideas son idiotas, ¿o no?

Conclusión: la sociedad está agilipollada con eso del respeto a todas las ideas, la izquierda no se entera de nada y en España sigue siendo delito decir en voz alta lo que uno piensa sobre Jesucristo, Mahoma, Buda y la puta madre que parió a cada uno de ellos.