19 diciembre 2008

Las de Gustavo Bueno y otras vilezas

Leo, entre divertido e iracundo, las últimas declaraciones de Gustavo Bueno acerca de la retirada de los crucifritos que todavía cuelgan de algunos centros públicos. Divertido porque la derecha clerical considera que ese rancio paniaguado es un sujeto mediático digno de figurar en sus pasquines; iracundo porque a tal individuo se le dé el tratamiento de "filósofo ateo".

Que Gustavo Bueno sea o no meritorio del nombre de filósofo es algo que dejo al libre albedrío de cada lector. A mí personalmente su filosofía me parece un artificioso intento de revalorizar el idealismo hegeliano con unas pinceladas de materialismo tomado de Marx. Después, lo bautiza con el muy impropio nombre de "materialismo filosófico" (como si el suyo fuera el único), y a vender libros y entrevistas para reality shows. Bastante penoso para la cultura en general, pero muy comprensible en un país de catetos como es España.

Que Gustavo Bueno sea ateo o no, es algo que quizá no sepa ni él. Sin embargo, una cosa es cierta: lleva algún tiempo prestándose en defender la irracionalidad religiosa y los bastardos intereses económicos y sociales de la secta criminal-católica. Cosa harto sorprendente en un ateo. Y esto es lo que a mí personalmente me molesta. El filósofo de marras parece haber encontrado un filón en esto de abominar del ateísmo diciéndose él ateo. Ni Oriana Fallaci lo hubiera hecho mejor, porque al menos la Oriana fue combativa contra el islam hasta el final de sus días; pero Gustavo Bueno, por cobardía, no es capaz de hacer crítica ni de los "testigos" de jehová.

Pero, en fin, dejemos al filósofo mercenario para centrarnos en la polémica de los crucifijos. Gracias a ella, hemos tenido constancia una vez más de la profunda inmoralidad de la superstición cristiana. Empiezan mintiendo los clérigos cristianos como bellacos: el arzobisperro de Valladolid diciendo que esa parafernalia iconográfica "es signo de amor"; el compañero de alcoba del filopederasta Rouco, el mendaz Martínez Camino, afirmando que es "signo de libertad". ¿De qué amor, de qué libertad? El símbolo de los creyentes en el galileo tarado ha sido durante más de dieciséis siglos el símbolo de la más rabiosa de las opresiones, del más insultante de los odios. Pero como de la boca de ese "profeta" de Nazaret sólo salió estulticia, es comprensible que de sus símbolos no hayan brotado sino aberraciones.

Pues bien, por si no bastara con estas falsedades obvias pregonadas por los clericuervos, tenemos que ver cómo su nivel dialéctico se reduce al argumento ad hóminem. ¿No se han dado cuenta ustedes de que el padre que interpuso y ganó la demanda para que se retiraran los crucifijos en el colegio de sus hijos en Valladolid, ha sido víctima de una persecución en toda regla? Pues sí, los que tienen como modelo moral al inmoral judío colgado, piensan que difamando van a conseguir callarnos, que amenzarnos con denuncias al amparo del malhadado artículo 525 del Código Penal van a hacer que su inmundicia quede sin respuesta.

Lamento comunicaros, cretinos/cristianos, que jamás silenciaréis la voz de la razón. La misma que ya os ha condenado.




6 comentarios:

Fernando G. Toledo dijo...

CAVERNARIUS:
Lo que escribo a continuación lo hago desde mi propia posición de ateo esencial total y de materialista (de la rama del MF de Bueno y los suyos).
Me parece muy bien proponer una crítica a las ideas de otro, e incluso al otro que las vierte si lo merece. Pero tu crítica a las ideas de Gustavo Bueno no me parecen serias, con lo cual quiero decir que no me parecen válidas. Son completamente desinformadas y pareciera que aparecen sólo porque este filósofo se ha atrevido a «dar al César lo que es del César» en cuestiones históricas y culturales.
¿Por qué me parece que tu crítica es poco seria? Porque falta a la verdad o trasluce un desconocimiento casi completo de lo que critica. Y porque, para colmo, parten de una una posición mucho más metafísica que aquélla que dice estar criticando.
Veamos:
1) ¿Cómo podrás dejar «al libre albedrío de cada lector» la opinión sobre los méritos de GB? ¿Acaso estamos entonces ante un ateo que afirma la existencia de ese absurdo metafísico llamado libre albedrío? Bueno, si según la lógica de tu escrito, todo aquél que esté de acuerdo con algún aspecto de la doctrina de la ICAR, es católico, pues la ICAR y la teología católica son las principales defensoras de ese absurdo llamado libero arbitrio.

2) Lo que hace Bueno con su materialismo filosófico es mucho, muchísimo más que «revalorizar el idealismo hegaliano» (para el caso, eso justamene es lo que hace el marximo, Engels, el Diamat), con unas «pinceladas de Marx» (de hecho, Bueno propone «una vuelta del revés de Marx»). Si lo que Bueno quisiera es tan sólo vender libros y entrevistas para reality shows, estoy seguro de que podría elegir ideas y conceptos mucho más «amigables» y simples que estos que ofrece.

3) Bueno sí que sabe que es ateo. De hecho, tiene toneladas de páginas en las que fundamenta su ateísmo no como una cuestión de «creencia», y mucho menos como una posición a las vistas de «la falta de pruebas» de la existencia de Dios, al contrario: dice expresamente que es ateo porque ni siquiera la idea de Dios puede existir. Y lo que defiende de la Iglesia, me parece más bien, es lo que tiene de racional justamente frente al Islam y el fundamentalismo musulmán, reivindicando precisamente la importancia que tuvo en España el catolicismo para enfrentar al Islam (fuera de que sea ateo). Y en comparación con Oriana Fallaci, otra llamada «atea cristiana», Bueno ni siquiera acepta de buenas a primeras la ética y la moral cristianas, como haría la italiana, sino que le contrapone una ética y moral surgidas desde su materialismo. A todo esto, y aquí viene también mi denuncia de tu desconocimiento, Bueno también tiene miles de páginas combatiendo el Islam y, además, llegando a burlarse de los testigos de Jehová, diciendo que éstos «no han sacado jamás ni siquiera un pensador de fuste».

4) La polémica con los crucifijos es algo interesante. La verdad, me gustaría escuchar (o leer) algo más de Bueno al respecto más allá de las dos o tres frases a la apuradas que larga en un programa televisivo (y que fueron las que tomaron los medios escritos). Así que por ahora me abstengo, si es que a alguien le interesa que me abstenga o no.

En fin, lo que quiero mostrar es que a la hora de agarrárselas con alguien y sus ideas hay que estar informados de ellas y no tomarlas a la ligera a la hora de criticarlas, y mucho menos desautorizarlas porque en principio estén contra alguna concepción previa que tengamos, a menos que estemos dispuestos a contraponer argumentos válidos y no sólo palabra altisonantes.
En mi blog estamos discutiendo al respecto y, por supuesto, no todos están de acuerdo con lo que dice Bueno. Pero algunos de los que lo han criticado por lo menos lo hacen conociendo bien las ideas de Bueno y no inventándoselas.

Cavernarius dijo...

Hola, Fernando. Me ha soprendido mucho tu comentario porque, aunque en otras ocasiones he visto artículos elogiosos sobre Gustavo Bueno en tu blog, no sabía que coincidieras tanto con sus puntos de vista. Permíteme contestar muy brevemente a lo que expones.

1) Cuando digo que dejo al libre albedrío de cada lector la opinión sobre si GB es un filósofo en el sentido estricto del término o un simple charlatán carente de originalidad, lo que quiero decir es que no estoy por la labor de convencer a nadie sobre esa cuestión. Que cada cual se forme su opinión. Por favor, no me busques la metafísica del libre albedrío, que yo no soy irichc.

2) El marxismo toma de Hegel, básica y principalmente, el análisis dialéctico. Decir que Marx sigue el camino idealista es desconocer la naturaleza sustancialmente materialista de su filosofía.

3) A mí personalmente me importa poco la supuesta condición de ateo de GB. Me resultan más interesantes las manifestaciones públicas que hace abusando de esa
supuesta condición, y que la contradicen en muchos casos. Respecto de lo que comentas:

- Que la idea de "dios" es imposible ya se lo había oído en alguna ocasión y me parece una afirmación de tal simpleza epistemológica que ni se me había ocurrido traerla a discusión. Pero, ya que lo haces tú, te diré que desde el punto de vista psicológico, lo que dice este señor es una bobada. Las ideas son representaciones mentales que no tienen porqué referirse a una realidad inmediata. Si GB piensa que toda idea tiene un correlato material directo, entonces no me extraña que se vea obligado a decir que la idea de "dios" es imposible. Ahora bien, las ideas, desde el punto de vista materialista son, por definición, hechos subjetivos, no objetivos. ¿Y GB se dice materialista?

- No se puede afirmar seriamente que el cristianismo, y en concreto el catolicismo, sea más racional que el islam. Dentro del desquicie que supone cada una de estas religiones, hay que reconocerle al islam mucha mayor coherencia: dios único frente a dios-tres-en-uno; dios metafísico frente a dios encarnado (en "unión hipostática"); aniconia de la divinidad frente a la adoración de la transubstanciación eucarística
basada en una física aristotélica probada falsa. En fin, no sé dónde le ves al cristianismo una mayor racionalidad. A todo esto, pensé que ambos, tú y yo, tendríamos meridianamente claro que para combatir un veneno no se recurre a otro veneno. El antídoto contra el islam no es el cristianismo ni sus falsos valores: el antídoto es el ateísmo.

- Me parece muy bien que GB denuncie el islam y haga mofa de los "testigos" de jehová. En España es fácil hacer blanco de las supersticiones minoritarias: muchos católicos lo hacen desde los medios de comunicación de la propia iglesia. Pero, ¿se atreve a hacer lo mismo con la secta católica? No lo parece, dada su trayectoria reciente (y que aquí esta secta tiene más poder que el ejército). Por otra parte,
quizá tenga algo que ver el hecho de que el gobierno clerical-conservador de Aznar le pusiera una fundación patrocinada con dinero público. A eso, por cierto, es a lo que me refería cuando le llamé paniaguado.

4) Si GB no hubiera quererido decir lo que, según la prensa, dijo, es de suponer que habría clarificado sus declaraciones o exigido la rectificación de lo que se puso en su boca, mediante algún comunicado de prensa. Medios no le faltan. Pero cuando la prensa clerical se lanza en bloque a adular a GB "por su valentía", y GB persiste, hasta donde yo sé, en guardar silencio... me temo que quedo obligado a tomar sus palabras por ciertas.


En fin, Fernando, un cordial saludo.

sergi dijo...

Con la que se está armando con los "autobuses ateos" y no dices ni mú !

! Enseña la patita,hombre !

Saludos.

Fernando G. Toledo dijo...

Hola, Cavernarius:
No siempre coincido en todo con Bueno, pero si es que me he atrevido a escribirte es porque me parecía que tu texto iba mucho más allá de una mera opinión y pretendía atacar también la ontología del materialismo.
Para que nos sirva a ambos responderé punto por punto.

1) Me preocupó que desde el principio apelaras al libre albedrío para decir lo que en realidad, ahora explicado, querías decir. Sucede que hablar de libre albedrío es, lamentablemente, hacer metafísica y el riesgo de convertirse en Irichc, así, no era mío, sino tuyo.

2) Al releer lo que digo del marxismo y Hegel, no encuentro que yo proponga al marxismo como un idealismo, sino que «se basó», «tomó los fundamentos», de una filosofía, la de Hegel, que podemos tipificar así: idealismo hegeliano. Todos sabemos que lo que Marx le criticaba a Hegel era lo que tenía de idealista.

3) A pesar de lo que pueda importarte personalmente, en tu texto anterior ponías en duda justamente el ateísmo de Bueno (diciendo «si es ateo o no quizá no lo sepa ni él»). Me pareció irreverente por todo lo que dije antes.

- Si la argumentación de Bueno acerca de la imposibilidad de la idea de Dios te parece «una simpleza» sería mejor leer tu refutación de la misma, que supongo que se hará en dos o tres patadas. No aprece que haya otro modo, si se quiere ser coherente, que precisamente rechazar la posibilidad de la idea de Dios, porque aceptar su posibilidad debería obligarte a aceptar también su existencia, por razones nada simplonas de explicar pero que no tengo problemas de exponer aquí. Aunque si has leído a Bueno no hará falta. ¿Qué tiene que ver aquí el «punto de vista psicológico»? Para el caso, Bueno justamente habla de que la idea de Dios es equivalente a la de círculo cuadrado. Obviamente, habrá señores que digan y se convenzan de que esa idea, la de círculo cuadrado, es posible, pero ¿qué representación mental es la de un círculo cuadrado? Ninguna, no se puede re-presentar. Pedirle correlato material (supongo que querrás decir: correlato físico, o algo así) también le da la razón a Bueno: ¿cuál es el correlato físico de un círculo cuadrado? ¿Hay un dibujo del mismo? Cuando se lo puede dibujar es cuando se vulnera alguna de sus esencias, porque si no es imposible.
A propósito de tu ontología de las ideas, me parece lógico que digás que no son materiales, pues es evidente que estás plantado en un materialismo fisicalista, monista, corporeísta, etc. Pero Bueno no es menos materialista por considerar a las ideas materialidades, lo que sucede es que para rechazar esa idea deberías conocer mejor la exposición que hace Bueno de ese concepto (que integra su ontología especial, con su famosa distinción entre M1, M2 y M3). Lo curioso de todo es que me parece que más problemas tiene un corporeísta que un «buenista» para explicar la ontología de las ideas, y las objeciones a ese materialismo «vulgar» son muchas. También merecería un post aparte, casi, pero resulta que para el materialismo fisicalista, las ideas son un problema, porque las hace «surgir de la nada» de su sistema, ya que no puede considerarse que una idea sea igual a, por ejemplo, un pulso eléctrico en el cerebro (aunque lo involucre), o igual a una neurona (aunque las involucre), etc.
- Sí que se puede afirmar el racionalismo del catolicismo por sobre el del Islam. No para considerar al Islam como «el racionalismo 0» (si Bueno dijera eso habría que imputárselo), pero sí desde un mero sentido práctico. Bueno dice: después de Averroes, no ha habido ningún científico ni filósofo de fuste en el Islam. Es un ejemplo contundente, ya que mientras tanto, y sin perjuicio de todo lo de metafísico y hasta mitológico que tenga el cristianismo, sí que hemos tenido a gigantes del pensamiento filosófico y de la ciencia entre los cristianos.Precisamente, en el habla hispana y por siglos, el antídoto contra el Islam ha sido el cristianismo, nos guste o no. Por supuesto que puede pensarse que el Dios del Islam es más aristotélico (la mayor influencia de Mahoma fue de la secta nestoriana, de cuño aristotélico). Pero por razones complejísimas, que Bueno ha expuesto en otros lugares y en el libro Dios salve la razón, es argumentable qué es lo que tiene de racionalidad «mayor» en este sentido el catolicismo. También cuando quieran puedo exponer algunas de esas razones, si es que no quieren leer el texto de Bueno, que está en la red.

Hola, Fernando. Me ha soprendido mucho tu comentario porque, aunque en otras ocasiones he visto artículos elogiosos sobre Gustavo Bueno en tu blog, no sabía que coincidieras tanto con sus puntos de vista. Permíteme contestar muy brevemente a lo que expones.

1) Cuando digo que dejo al libre albedrío de cada lector la opinión sobre si GB es un filósofo en el sentido estricto del término o un simple charlatán carente de originalidad, lo que quiero decir es que no estoy por la labor de convencer a nadie sobre esa cuestión. Que cada cual se forme su opinión. Por favor, no me busques la metafísica del libre albedrío, que yo no soy irichc.

2) El marxismo toma de Hegel, básica y principalmente, el análisis dialéctico. Decir que Marx sigue el camino idealista es desconocer la naturaleza sustancialmente materialista de su filosofía.

3) A mí personalmente me importa poco la supuesta condición de ateo de GB. Me resultan más interesantes las manifestaciones públicas que hace abusando de esa
supuesta condición, y que la contradicen en muchos casos. Respecto de lo que comentas:

- Que la idea de "dios" es imposible ya se lo había oído en alguna ocasión y me parece una afirmación de tal simpleza epistemológica que ni se me había ocurrido traerla a discusión. Pero, ya que lo haces tú, te diré que desde el punto de vista psicológico, lo que dice este señor es una bobada. Las ideas son representaciones mentales que no tienen porqué referirse a una realidad inmediata. Si GB piensa que toda idea tiene un correlato material directo, entonces no me extraña que se vea obligado a decir que la idea de "dios" es imposible. Ahora bien, las ideas, desde el punto de vista materialista son, por definición, hechos subjetivos, no objetivos. ¿Y GB se dice materialista?

- No se puede afirmar seriamente que el cristianismo, y en concreto el catolicismo, sea más racional que el islam. Dentro del desquicie que supone cada una de estas religiones, hay que reconocerle al islam mucha mayor coherencia: dios único frente a dios-tres-en-uno; dios metafísico frente a dios encarnado (en "unión hipostática"); aniconia de la divinidad frente a la adoración de la transubstanciación eucarística
basada en una física aristotélica probada falsa. En fin, no sé dónde le ves al cristianismo una mayor racionalidad. A todo esto, pensé que ambos, tú y yo, tendríamos meridianamente claro que para combatir un veneno no se recurre a otro veneno. El antídoto contra el islam no es el cristianismo ni sus falsos valores: el antídoto es el ateísmo.

- Sobre la relación Bueno-Aznar, podemos hablar después. Hay una clara argumentación de cómo se utiliza de manera facilona el término derecha e izquierda por comodidad argumental, pero no porque se condiga con la verdad (en cierta entrevista Bueno dijo «Aznar es de izquierdas»). Con respecto a la Iglesia Católica, está claro que Bueno ha embestido con mayor fuerza que muchos otros contra lo que sería la «premisa mayor» de ésta, que es su propio Dios. Cuando ha tenido que hablar de San Anselmo lo ha calificado de imbécil a la hora de replicar su calificación de insensatos para con los ateos. Yo creo que Bueno no ha tenido empacho en criticar y elogiar lo que ha creído criticable y elogiable, y siempre con argumentos. Podremos estar de acuerdo con ellos o no, en este último caso, habrá que anteponerle argumentos que los refuten. ¿Te parece que decirles en la cara a los de la COPE que «el poder del catolicismo no está en Dios, que no existe, sino en la Iglesia» es poca cosa? A lo mejor para los católicos, que están acostumbrados a «doblepensar», pero, ¿y los demás?

4) Lo que yo he dicho es que Bueno defendió a los crucifijos con dos o tres palabras. Supongo que Bueno no va a negar lo que acaba de decir, pero lo que yo digo es que no hemos tenido oportunidad de leer o escucharle su argumento completo al respecto, sólo lo que ha sacado de dos o tres frases sueltas y muy rimbombantes. A propósito: la revista de la Fundación Bueno ha publicado un artículo contra esos dichos de Bueno, lo que habla de que defiende esa dialéctica. Es muy probable que tengamos ahora sí, el mes próximo, de leer lo que argumenta Bueno al respecto y allí saber cuán equivocado o acertado está. No es prudente despotricar tanto por algo que ha sido tan poco expuesto con argumentos.

Me parece que queda pendiente de todo este debate algo muy importante: que el ateísmo de Bueno (mejor: del materialismo filosófico) es mucho más consistente que el de otros; que un filósofo, por más ateo que sea, no debe claudicar al decir lo que considera que es verdad (aunque sea decir que el catolicismo es más racional que el Islam) y, por último, que en cualquier caso, cuando se intenta refutar sus dichos hay que conocer bien la filosofía del que se critica y oponer argumentos que verdaderamente desmonten los del «adversario». Es precisamente esto último lo que no he visto en tu texto, en el cual he visto errores de base al hablar de la filosofía de Bueno.

Un saludo cordial de mi parte.

Fernando G. Toledo dijo...

Hola, Cavernarius:
No siempre coincido en todo con Bueno, pero si es que me he atrevido a escribirte es porque me parecía que tu texto iba mucho más allá de una mera opinión y pretendía atacar también la ontología del materialismo.
Para que nos sirva a ambos responderé punto por punto.

1) Me preocupó que desde el principio apelaras al libre albedrío para decir lo que en realidad, ahora explicado, querías decir. Sucede que hablar de libre albedrío es, lamentablemente, hacer metafísica y el riesgo de convertirse en Irichc, así, no era mío, sino tuyo.

2) Al releer lo que digo del marxismo y Hegel, no encuentro que yo proponga al marxismo como un idealismo, sino que «se basó», «tomó los fundamentos», de una filosofía, la de Hegel, que podemos tipificar así: idealismo hegeliano. Todos sabemos que lo que Marx le criticaba a Hegel era lo que tenía de idealista.

3) A pesar de lo que pueda importarte personalmente, en tu texto anterior ponías en duda justamente el ateísmo de Bueno (diciendo «si es ateo o no quizá no lo sepa ni él»). Me pareció irreverente por todo lo que dije antes.

- Si la argumentación de Bueno acerca de la imposibilidad de la idea de Dios te parece «una simpleza» sería mejor leer tu refutación de la misma, que supongo que se hará en dos o tres patadas. No aprece que haya otro modo, si se quiere ser coherente, que precisamente rechazar la posibilidad de la idea de Dios, porque aceptar su posibilidad debería obligarte a aceptar también su existencia, por razones nada simplonas de explicar pero que no tengo problemas de exponer aquí. Aunque si has leído a Bueno no hará falta. ¿Qué tiene que ver aquí el «punto de vista psicológico»? Para el caso, Bueno justamente habla de que la idea de Dios es equivalente a la de círculo cuadrado. Obviamente, habrá señores que digan y se convenzan de que esa idea, la de círculo cuadrado, es posible, pero ¿qué representación mental es la de un círculo cuadrado? Ninguna, no se puede re-presentar. Pedirle correlato material (supongo que querrás decir: correlato físico, o algo así) también le da la razón a Bueno: ¿cuál es el correlato físico de un círculo cuadrado? ¿Hay un dibujo del mismo? Cuando se lo puede dibujar es cuando se vulnera alguna de sus esencias, porque si no es imposible.
A propósito de tu ontología de las ideas, me parece lógico que digás que no son materiales, pues es evidente que estás plantado en un materialismo fisicalista, monista, corporeísta, etc. Pero Bueno no es menos materialista por considerar a las ideas materialidades, lo que sucede es que para rechazar esa idea deberías conocer mejor la exposición que hace Bueno de ese concepto (que integra su ontología especial, con su famosa distinción entre M1, M2 y M3). Lo curioso de todo es que me parece que más problemas tiene un corporeísta que un «buenista» para explicar la ontología de las ideas, y las objeciones a ese materialismo «vulgar» son muchas. También merecería un post aparte, casi, pero resulta que para el materialismo fisicalista, las ideas son un problema, porque las hace «surgir de la nada» de su sistema, ya que no puede considerarse que una idea sea igual a, por ejemplo, un pulso eléctrico en el cerebro (aunque lo involucre), o igual a una neurona (aunque las involucre), etc.
- Sí que se puede afirmar el racionalismo del catolicismo por sobre el del Islam. No para considerar al Islam como «el racionalismo 0» (si Bueno dijera eso habría que imputárselo), pero sí desde un mero sentido práctico. Bueno dice: después de Averroes, no ha habido ningún científico ni filósofo de fuste en el Islam. Es un ejemplo contundente, ya que mientras tanto, y sin perjuicio de todo lo de metafísico y hasta mitológico que tenga el cristianismo, sí que hemos tenido a gigantes del pensamiento filosófico y de la ciencia entre los cristianos.Precisamente, en el habla hispana y por siglos, el antídoto contra el Islam ha sido el cristianismo, nos guste o no. Por supuesto que puede pensarse que el Dios del Islam es más aristotélico (la mayor influencia de Mahoma fue de la secta nestoriana, de cuño aristotélico). Pero por razones complejísimas, que Bueno ha expuesto en otros lugares y en el libro Dios salve la razón, es argumentable qué es lo que tiene de racionalidad «mayor» en este sentido el catolicismo. También cuando quieran puedo exponer algunas de esas razones, si es que no quieren leer el texto de Bueno, que está en la red.

Hola, Fernando. Me ha soprendido mucho tu comentario porque, aunque en otras ocasiones he visto artículos elogiosos sobre Gustavo Bueno en tu blog, no sabía que coincidieras tanto con sus puntos de vista. Permíteme contestar muy brevemente a lo que expones.

1) Cuando digo que dejo al libre albedrío de cada lector la opinión sobre si GB es un filósofo en el sentido estricto del término o un simple charlatán carente de originalidad, lo que quiero decir es que no estoy por la labor de convencer a nadie sobre esa cuestión. Que cada cual se forme su opinión. Por favor, no me busques la metafísica del libre albedrío, que yo no soy irichc.

2) El marxismo toma de Hegel, básica y principalmente, el análisis dialéctico. Decir que Marx sigue el camino idealista es desconocer la naturaleza sustancialmente materialista de su filosofía.

3) A mí personalmente me importa poco la supuesta condición de ateo de GB. Me resultan más interesantes las manifestaciones públicas que hace abusando de esa
supuesta condición, y que la contradicen en muchos casos. Respecto de lo que comentas:

- Que la idea de "dios" es imposible ya se lo había oído en alguna ocasión y me parece una afirmación de tal simpleza epistemológica que ni se me había ocurrido traerla a discusión. Pero, ya que lo haces tú, te diré que desde el punto de vista psicológico, lo que dice este señor es una bobada. Las ideas son representaciones mentales que no tienen porqué referirse a una realidad inmediata. Si GB piensa que toda idea tiene un correlato material directo, entonces no me extraña que se vea obligado a decir que la idea de "dios" es imposible. Ahora bien, las ideas, desde el punto de vista materialista son, por definición, hechos subjetivos, no objetivos. ¿Y GB se dice materialista?

- No se puede afirmar seriamente que el cristianismo, y en concreto el catolicismo, sea más racional que el islam. Dentro del desquicie que supone cada una de estas religiones, hay que reconocerle al islam mucha mayor coherencia: dios único frente a dios-tres-en-uno; dios metafísico frente a dios encarnado (en "unión hipostática"); aniconia de la divinidad frente a la adoración de la transubstanciación eucarística
basada en una física aristotélica probada falsa. En fin, no sé dónde le ves al cristianismo una mayor racionalidad. A todo esto, pensé que ambos, tú y yo, tendríamos meridianamente claro que para combatir un veneno no se recurre a otro veneno. El antídoto contra el islam no es el cristianismo ni sus falsos valores: el antídoto es el ateísmo.

- Sobre la relación Bueno-Aznar, podemos hablar después. Hay una clara argumentación de cómo se utiliza de manera facilona el término derecha e izquierda por comodidad argumental, pero no porque se condiga con la verdad (en cierta entrevista Bueno dijo «Aznar es de izquierdas»). Con respecto a la Iglesia Católica, está claro que Bueno ha embestido con mayor fuerza que muchos otros contra lo que sería la «premisa mayor» de ésta, que es su propio Dios. Cuando ha tenido que hablar de San Anselmo lo ha calificado de imbécil a la hora de replicar su calificación de insensatos para con los ateos. Yo creo que Bueno no ha tenido empacho en criticar y elogiar lo que ha creído criticable y elogiable, y siempre con argumentos. Podremos estar de acuerdo con ellos o no, en este último caso, habrá que anteponerle argumentos que los refuten. ¿Te parece que decirles en la cara a los de la COPE que «el poder del catolicismo no está en Dios, que no existe, sino en la Iglesia» es poca cosa? A lo mejor para los católicos, que están acostumbrados a «doblepensar», pero, ¿y los demás?

4) Lo que yo he dicho es que Bueno defendió a los crucifijos con dos o tres palabras. Supongo que Bueno no va a negar lo que acaba de decir, pero lo que yo digo es que no hemos tenido oportunidad de leer o escucharle su argumento completo al respecto, sólo lo que ha sacado de dos o tres frases sueltas y muy rimbombantes. A propósito: la revista de la Fundación Bueno ha publicado un artículo contra esos dichos de Bueno, lo que habla de que defiende esa dialéctica. Es muy probable que tengamos ahora sí, el mes próximo, de leer lo que argumenta Bueno al respecto y allí saber cuán equivocado o acertado está. No es prudente despotricar tanto por algo que ha sido tan poco expuesto con argumentos.

Me parece que queda pendiente de todo este debate algo muy importante: que el ateísmo de Bueno (mejor: del materialismo filosófico) es mucho más consistente que el de otros; que un filósofo, por más ateo que sea, no debe claudicar al decir lo que considera que es verdad (aunque sea decir que el catolicismo es más racional que el Islam) y, por último, que en cualquier caso, cuando se intenta refutar sus dichos hay que conocer bien la filosofía del que se critica y oponer argumentos que verdaderamente desmonten los del «adversario». Es precisamente esto último lo que no he visto en tu texto, en el cual he visto errores de base al hablar de la filosofía de Bueno.

Un saludo cordial de mi parte.

ereunma ricoo oooon dijo...

Uuuuyse teve con mu cho odio serasag lunmari cony no pue dedor mircon su c oncienciatan sucia