20 mayo 2012

Noblesse oblige


Saluete omnes!

Sí, queridos lectores, me veo obligado a regresar. El patio anda revuelto y siempre serán pocas las voces que se levanten contra el oprobio que estamos viviendo. Los jerarcas de la secta criminal-católica pierden el miedo (vergüenza nunca tuvieron) y se sienten amparados por el desgobierno pepesuno; los culpables de la primera estafa inmobiliaria (la de hipotecar de por vida a media España) consiguen que los políticos "libegales" se pongan a su servicio para llevar a cabo una segunda estafa (el recorte y/o eliminación y/o privatización de servicios públicos para "rescatar" a la banca) ; las libertades cívicas (reunión, manifestación, expresión...) empiezan a retroceder con reformas penales desproporcionadas y hechas a medida de unos poderes económicos que no quieren que la población defienda lo que es suyo; los medios de comunicación comienzan a concentrarse a la derecha y más allá...

¿Cómo no volver para denunciar todo esto?