03 diciembre 2005

Wojtyla vuelve a Madrid

Leer para creer. El Grupo Intereconomía del opusdeísta Julio Ariza, por medio de su panfleto semanal Alba (dirigido a los talibanes católicos más sectarios y recalcitrantes), lleva haciendo desde hace tiempo una cuestación para financiar la erección de un monumento a Karol Wojtyla, anterior jefe de la secta. Al fin parece que se han salido con la suya y van a inaugurar la estatua el próximo día 8 de diciembre. Como era de esperar, los legionarios/misioneros de HO ya están movilizando a su rebaño para que acudan en masa a la presentación de la estatua, en el Paseo de la Castellana de Madrid. Lo mejor es el nombre que le han puesto: "Camino de Santidad", posiblemente inspirados por aquel otro camino que se inventara Pepemari Escriba Albas. El autor del desaguisado es otro asiduo del nacionalcatolicismo: Juan Ávalos, más famoso por sus faraónicas esculturas en Cuelgamuros.

Veo, sin embargo, con preocupación, que también colabora en este sinsentido la sociedad de seguros Mutua Madrileña, poniendo en su caso el terreno donde se levantará el monigote. Por más que me leo sus estatutos sociales, no encuentro por dónde aparece que esta mutualidad aseguradora tenga carácter confesional. Pero luego, echándole un vistazo a su consejo de administración, nos encontramos con Arturo Baldasano, que, curiosamente, también es consejero de Libertad Digital. Por si fuera poco, su nombramiento coincidió con el de Gustavo Villapalos, ex rector de la Universidad Complutense y vinculado con los legionarios de Cristo, como miembro del patronato de la Fundación de Investigación Médica Mutua Madrileña. Acabáramos: con los intereses económico-empresariales de los hijos de la secta nos hemos topado.


Breve: parece que Rajoy ha dicho hoy en su manifestación en defensa de la manipulación de la Constitución, que "no hay más que una nación: la española". ¿Lo dice en general? ¿No estará exagerando? ¿Cómo se van a tomar este comentario los habitantes de las naciones francesa, alemana, italiana, argentina, mexicana y tantas otras? ¡Hombre, don Mariano! Nunca hay que ser tan dogmático, y menos en algo que dista mucho de ser una ciencia exacta: el sentimiento nacional.

No hay comentarios: