07 diciembre 2005

Un caradura

No otra cosa era el fundador de la religión del islam, Abul-Qasim, alias "Mahoma". Sólo hay que echarle un vistazo al aburrido libro que le atribuyen, el Corán, para darse cuenta.


¡Profeta! Hemos declarado lícitas para ti a tus esposas, a las que has dado dote, a las esclavas que Alá te ha dado como botín de guerra, a las hijas de tu tío y tías paternos y de tu tío y tías maternos que han emigrado contigo y a toda mujer creyente, si se ofrece al Profeta y el Profeta quiere casarse con ella. Es un privilegio tuyo, no de los otros creyentes -ya sabemos lo que hemos impuesto a estos últimos con respecto a sus esposas y esclavas, para que no tengas reparo. Alá es indulgente, misericordioso.

(sura 33, aleya 50)



Y tan indulgente que es Alá. Nada mejor que inventarse una nueva religión como para lograr los favores de la supuesta divinidad. En eso, Mahoma fue más listo que su predecesor, el "mesías" Yeshu ben Pantera, alias "Jesucristo", que a pesar de nombrarse nada menos que "hijo de dios", terminó crucificado como un criminal.

Pero aquí no terminan las andanzas de Mahoma. Si la esposa es una niña, como lo era Aisha, también puede el "profeta" casarse con ella, aunque tenga 6 años. Eso sí, se esperará a que la cría cumpla nueve primaveras antes de consumar el matrimonio. Eso, además de una temeridad para la salud de la niña, hoy tiene un nombre: pederastia.


1 comentario:

Anónimo dijo...

You have an outstanding good and well structured site. I enjoyed browsing through it
» »