25 diciembre 2005

En el portal de Belén

Allá por el siglo III a.e.c. algunos rabinos judíos de Alejandría se encontraban muy consternados porque muchos de sus correligionarios se distanciaban de su fe. La razón era que no podían leer sus escrituras sagradas en su lengua original, el hebreo, porque muchos de ellos la desconocían, así que tomaron la determinación de traducirlas al griego, que era la "lingua franca" del Mediterráneo oriental. Nació así la versión del antiguo testamento que se conoce como "septuaginta", porque se supone traducida por unos setenta sabios.

Uno de estos santones llegó al libro del profeta Isaías, capítulo 7, versículo 14:

Por tanto el mismo señor os dará señal: He aquí que una muchacha concebirá, y dará a luz a su hijo, y llamará su nombre Emmanuel.
Pero como la técnica de las traduciones no estaba muy lograda en aquella época, tradujo la palabra hebrea "almah" (muchacha), por el griego "parthenos" (virgen). Este error condujo a la invención de uno de los mitos cristianos más absurdos: la concepción virginal de Yeshu (Jesús) en el vientre de Miriam (María). Cuando trescientos años después, el evangelista Marcos quiso apañar el asunto del oscuro nacimiento de Yeshu, tomó la versión griega del libro de Isaías, error incluido, y determinó que Miriam tenía que ser necesariamente virgen.

No quedó ahí la cosa. En las profecías judías, el mesías debería ser descendiente del rey David, pero la legitimidad entre los judíos se transmite a través del padre, nunca de la madre. Necesariamente, el hijo de la "muchacha/almah" deberá ser también fruto de un descendiente reconocido del antiguo linaje real de Israel. Sin embargo, como los cristianos hicieron que Miriam fuera "virgen/parthenos", su hijo no podía ser de la estirpe de David.

Se puede abundar más en el disparate cristiano. Suponiendo que la profecía se refieriera al nacimiento del mesías en el pasaje de Isaías 7, 14, ¿cómo es que el hijo de Miriam no se llamó Emmanuel ("dios con nosotros")? Los cristianos intentan arreglarlo diciendo que el nombre de Yeshu, en realidad, tiene un significado aún más profundo: "dios salvador", y lo trasliteran con el hebreo "Yehoshua". Pero esa es otra mentira: Jesús en hebreo es Yeshu, y significa "el que posee riquezas".



¿Cuál es la verdadera historia del portal de Belén? Los judíos, que no ponen en duda la veracidad de la existencia de Yeshu y Miriam, tienen su propia versión de los hechos. Miriam, prometida de Yosef (José), había tenido una aventurilla sexual con un legionario romano de origen griego, un tal Pantera o Pandera. Cuando su prometido se enteró de su infidelidad quiso repudiarla, pero finalmente tuvo compasión por ella (la vida de una adúltera y de su bastardo eran un infierno en aquella época). Para ocultar el hecho infamante, se llevó a Miriam y a Yeshu lejos de Nazaret, la miserable aldea de donde eran oriundos. Quizá por eso se habla en los libros cristianos de la huida de Yeshu y su familia a Egipto cuando él era un recién nacido.

Podemos aceptar esta versión, que parece bastante razonable y no requiere ningún aditivo milagroso, o bien creer en la fabulilla de que un óvulo puede fertilizarse solo con la ayuda de una divinidad ávida por echar una canita al aire. Eso a pesar de que ninguna de las profecías anteriores dijeran que el dios Yahvé tuviera la intención de dejar preñada a una virgen.

Por cierto, ¿recuerdan este villancico?

En el portal de Belén han entrado los ratones

y al bueno de san José la han roído los calzones.


Cornudo y apaleado, este Yosef. Mejor le hubiera valido repudiar a la adulterina Miriam y a ese hijo de Pantera que pasar a la historia como el patético padre putativo de ese charlatán cuyo nacimiento celebran hoy millones de ignorantes en todo el mundo.

7 comentarios:

Al-Duende dijo...

juas! Buenísimo el post de hoy. Si no fuera porque soy ateo convencido te nombraba mi dios digital. Bárbaro. ¿De donde salió toda la información? Muy pero que muy buen post.

Por cierto, ya que cierras con una versión alternativa de un villancico, te pego aquí el inicio del "Villancico Palestino" de Carlo Frabetti, y el enlace a su versión íntegra.

En Belén nacen los niños
entre un lobo y un marrano:
el lobo es el sionismo
y el cerdo es americano.

http://www.rebelion.org/sociales/frabetti241201.htm

Ñbrevu dijo...

Je, se te ha olvidado mencionar que lo que nosotros llamamos "Navidad" es un estúpido pastiche de otras fiestas, casi todas relacionadas con el renacimiento del sol (o sea, el solsticio de invierno).

Lástima que esta gran labor de divulgación no sea demasiado extendida. El mundo seguirá lleno de zombis adoradores de Yushu ibn Pantera (y de otros charlatanes similares).

imagina dijo...

Creo que eres muy duro con los “..millones de ignorantes en todo el mundo”, piensa que es una empresa comercial de dos mil años de antigüedad, con un constante crecimiento de su cuenta de resultados, cuyo gráfico es equiparable a la subida de su titular ¿fundador?, a los cielos, y que no ha descuidado nunca el proselitismo, ni las riendas del poder, como titulares del mismo o como acólitos de los poderosos.

No puedo ni imaginar que poder tendrá la Coca-Cola S.A., dentro de dos mil años.

Saludos

Fernando G. Toledo dijo...

CAVERNARIUS:

Me gustó mucho el artículo. Estoy trabajando con una copiosa información para un escrito similar, que espero poder publicar pronto. Así es que esto se une a lo que ya llevo recopilado. Por suerte, algunos diarios también han acusado recibo de las investigaciones sobre el mito de Cristo.
Por otra parte, tengo el enlace de este blog en el mío. Sólo me queda una duda: ¿cómo le ponemos: "Nacional Catolicismo" o "La Caverna Nacional-Católica"?
Suerte.

Cavernarius dijo...

Gracias, Fernando. Puedes enlazarlo con el nombre de "La Caverna Nacional-Católica". Como ves, yo también tengo un enlace a tu blog desde hace bastante tiempo, puesto que lo sigo con interés.

Dr. Boiffard dijo...

Jeje, a mí me mola más la versión friki de la concepción de Cristo que sale en HellBlazer.

El arcangel Gabriel no solo "anuncia" a María el nacimiento de Jesus, sino que, directamente, LA VIOLA para engendrar al retoño.

Muy bueno el artículo.

Anónimo dijo...

Hola, disculpa por no ser un usuario de tu blog pero me gustaría opinar de acuerdo al tema que expones. Yo soy un fiel creyente en Nuestro Señor Jesucristo y les quiero aclarar que a eso que le llaman ignorancia se llama FE, fe en aquel que nos acompaña, ayuda, fortalece nustros corazones y nos guía en el camino dificil de la vida. Soy un bautizado católico que está conciente que las religiones han cometido herrores garrafales en su actuar, pero ellos son humanos igual que ustedes que cometen el error de basurear el nombre de Jesus.
Yo respeto su pensar, pero me apena que no puedan sentir al Señor en sus corazones, su vida sería un poco más alegre y tendrían la esperanza que el nos entrega.
Con respeto a los que aquí escriben les saluda.
Juan.... como el Bautista.
adios.