18 noviembre 2005

HO: haz el ridículo (ad nauseam)

Ese debería ser el verdadero nombre de HazteOír, el grupo integrista católico que dirige el niño prodigio del movimiento neoconservador en España, Ignacio Arsuaga Rato. Otro día dedicaré más tiempo para hablar de esta asociación y de su líder, pero hoy quiero centrarme en una de sus más recientes (y ridículas) iniciativas. Que, por cierto, es copia exacta de la que están llevando a cabo sus análogos en Cataluña: e-cristians.



Estos son los hechos: La Fundación La Caixa ha publicado un libro sobre la violencia de género, escrito por el prestigioso psiquiatra Luis Rojas Marcos (profesor de Psiquiatría en la Universidad de Nueva York), y por la doctora Inés Alberdi (catedrática de Sociología en la Universidad Complutense). Esta última autora es quien se encarga de analizar en el libro las raíces sociales y culturales de la violencia contra la mujer. Entre ellas, con muy buen tino, cita la influencia de las religiones patriarcales (judaísmo, cristianismo e islam) en la minusvaloración de la mujer.

Pues bien, a partir de aquí, Ignacio Arsuaga y sus Torquemada's Boys, han deducido que esto se trata de un intolerable ataque a la superstición que ellos profesan, que es "un instrumento para difundir ideología laicista y su odio y criminalización del cristianismo" por parte de... ¿adivinan? Sí, el Tripartito que gobierna la Generalitat. A estos tipos de HO les encanta mezclar churras con merinas, sólo por el placer de crear confusión y hacer daño a la imagen de quien ellos consideran el oponente a combatir en su cruzada sagrada: el malvado PSOE de ZP.

En realidad han escogido a La Caixa para hacer diana de sus furibundos (e irracionales) ataques porque es esta entidad quien controla accionarialmente la compañía Gas Natural, que, como es conocido, ha lanzado una OPA hostil a Endesa. Lo que aparentemente es sólo un juego de intereses mercantiles, esconde una dimensión política más amplia. Ayer supimos que Endesa, por la vía de su presidente, Manuel Pizarro, es supuestamente uno de los donantes anónimos que contribuye a las arcas del PP y de la fundación aznarista FAES (donde se gestan las ideas neocón que luego asume ese partido). De modo que ven peligrar una fuente de ingresos y están oponiéndose con uñas y dientes a la OPA, atacando tanto a Gas Natural como a La Caixa, al tripartito catalán y al Presidente del Gobierno de España. Todo por la pasta.

De paso, arremeten también contra la doctora Alberdi, conocida por sus declaraciones en favor de los matrimonios gays. Por cierto, en el panfletillo de la página de HO ponen en el nombre de la catedrática un vínculo a una entrevista suya en El País donde se pronuncia favorablemente sobre ese tema. De modo que contra La Caixa y la dra. Alberdi a la vez, así matan dos pájaros de un tiro. El dudoso "santo" Pepemari Escrivá Albás estaría orgulloso de ver tanto afán ahorrador entre sus hijos espirituales.

Sólo por diversión voy a analizar brevemente los argumentos que HO utiliza para definir el libro como "laicista, antifamiliar y feminista radical". Lo de radical hay que obviarlo porque adjetivan así a todo lo que a ellos no les gusta. El cuento ya nos lo sabemos. Lo demás lo vamos a ir viendo:

Dicen los chavales de HO:

La autora asegura que desde la “tradición judeo-cristiana, se insiste en las características de superioridad del hombre, al mismo tiempo que se refuerza sistemáticamente la idea de inferioridad y dependencia de las mujeres”.

¿Y acaso es falso? Cf. 1ª Corintios, 11, 3: "Pero quiero que sepáis que cristo es la cabeza de todo varón, y el varón es la cabeza de la mujer". Y sigue el versículo 8: "Porque el varón no procede de la mujer, sino la mujer del varón, y tampoco el varón fue creado por causa de la mujer, sino la mujer del varón".

Siguen los adeptos de la secta:

A continuación, apunta que “la sociedad occidental se hizo todavía más patriarcal con la extensión de las religiones monoteístas como la judía y la cristiana”. “Con la creencia en un solo dios, masculino y todopoderoso, las mujeres desaparecen de los templos y de los ritos y sacrificios religiosos, espacio en el que habían tenido un cierto protagonismo”.

Y nuevamente la autora tiene razón. 1ª Corintios, 14, 34-35: "Vuestras mujeres callen en las congregaciones; porque no les es permitido hablar, sino que estén sujetas, como también la ley lo dice. Y si quieren aprender algo, pregunten en casa a sus maridos; porque es indecoroso que una mujer hable en la congregación."

Podríamos continuar largo y tendido sobre las barbaridades de la Biblia, un libro de fábulas sin ningún valor, no sólo moral sino ya literario. Si lo que le molesta a Arsuaga es que la doctora Alberdi ponga en evidencia la necedad de la superstición cristiana, lo peor que puede hacer es acusar su obra de cosas que no son ciertas. Además demuestra poca imaginación, pues siempre aplica los mismos insultos a las víctimas de turno de sus iracundias.

Ocurre que con el cristianismo suele ser verdad todo lo malo que se dice de él. Si eso les escuece a los sectarios de HO, les aconsejo que cambien de superstición, a otra que no tenga un pasado criminal tan evidente.

2 comentarios:

Fernando G. Toledo dijo...

Hola. No conocía tu blog, y me parece más que atractivo: sagaz, punzante, atento (y ateo). Prometo una crítica mejor cuando lo haya leído en profundidad. Por ahora, colocaré un enlace en mi página. Un saludo.

Cavernarius dijo...

Gracias por tu comentario. En España, donde la secta católica tiene tanto poder, es una necesidad vigilar sus movimientos.