28 octubre 2006

Wojtyla, "amigo de la humanidad"

De día en día el cáncer clerical se esfuerza por hacer cada vez un ridículo mayor, ¡y vaya si lo consigue! La última ocurrencia de los clowns vaticanos ha sido la de hacer un montaje (en todos los sentidos) sobre la vida de su último jefe supremo, Karol Wojtyla, en versión de dibujos animados para que su "mensaje" pueda llegar más fácilmente al corto entendimiento de los obtusos meapilas que componen la feligresía de la secta católica.

A uno, en principio, le importa un rábano lo que hagan estos degenerados con sus héroes de pacotilla, incluso cuando sea con este actorzuelo de reparto que consiguió ser ascendido a prima voce en la ópera bufa vaticana. Lo que sí me causa cierta urticaria es que a este tipejo le anden llamando "amigo de la humanidad". Digo yo, ¿no podrían haber escogido otro título más discretito? Algo que insultara menos a la inteligencia, alguna mentira menos obvia. Pero no, estos energúmenos lo tienen que hacer todo a lo grande, con descaro.

Supongo que en el DVD aparecerá la leyenda rosa sobre el padre de Wojtyla, que, pese a lo que la propaganda vaticana afirma, no fue nunca oficial del Ejército polaco, sino... ¡del austro-húngaro! El viejo Imperio de los Habsburgo contenía en su seno múltiples nacionalidades, entre ellas la minoría polaca que compartía con la ucraniana el "reino de Galitzia-Lodomeria". Pero el valiente oficial austro-húngaro perdió su trabajo cuando el ejército imperial se desmovilizó al finalizar la I Guerra Mundial. Con el nuevo orden internacional impuesto por los Tratados de Versalles y Saint-Germain-en-Laye, la región de Galitzia se incorporó a la recién creada República de Polonia, y el "Teniente Wojtyla" (en realidad nunca alcanzó ese grado militar) tuvo que ganarse la vida como costurero.

Tras la muerte de su esposa Emilia y de su hijo primogénito, Edmund, el padre del futuro jefe de la secta católica se deslizó por una pendiente de religiosidad exagerada y enfermiza. En el DVD seguramente no figurará cómo pasaba noches enteras rezando en la habitación que había convertido en su capilla particular. No, es mejor que no se note cómo la convivencia con un fanático enloquecido perturbó el alma infantil de quien sería llamado por sus seguidores "amigo de la humanidad".

La ausencia de la esposa y de la madre fue suplida con una exaltada devoción a la "virgen" María. Nada más morir Emilia Kaczorowska, el viudo llevó a sus hijos al santuario mariano de Kalwaria. "He ahí a vuestra madre", les encasquetó. Y con ello, la devoción mariana de Karol Wojtyla quedó sellada para siempre. María: madre, hermana, esposa, amante... pero "siempre virgen", como la inalcanzable Artemisa/Diana de la mitología clásica.

"Amigo de la humanidad", dicen. Y nos lo presentan como un hombre humilde que, en su mocedad, trabajó con sus propias manos. Mentira. Lo hizo por salvarse de la conscripción obligatoria de jóvenes polacos a los campos de trabajo en la Alemania nazi. ¿El martirio no era adecuado para él? ¿Presentía el joven Karol que su demonio Yahvé y su madre-masturbadora-siemprevirgen María le tenían preparados más altos destinos? ¿Era, quizá, la altura del balcón de la Casa de la Moneda en compañía del sanguinario asesino Pinochet?

"Amigo de la humanidad". Y le recuerdan rodeado de masas de jóvenes que le escuchaban embelesados. ¿Los mismos jóvenes y niños que eran violados por Marcial Maciel y tantos otros clérigos pederastas, encubiertos y protegidos por la poderosa mafia vaticana?

"Amigo de la humanidad". Y lo pretenden hacer pasar por un nuevo Gandhi, un pacifista preocupado por poner fin a las guerras. ¿A cuáles? ¿Quizá a la de Yugoslavia, en que la secta criminal-católica se empleó a fondo en apoyar a los croatas para expulsar a sus competidores serbios ortodoxos y bosnios musulmanes? ¿La misma que ocultó y protegió en conventos a criminales de guerra -patriotas- croatas que eran buscados por el Tribunal Penal Internacional?

"Amigo de la humanidad". ¿De cuál? ¿De la verdadera Humanidad (con mayúscula) o de la degenerada infra-humanidad que asiste domingo a domingo a los aberrantes rituales católicos?


No hay comentarios: